Cultivo de patata de siembra certificada

Publicado el 30 de marzo del 2016 en la categoría Producción agrícola

riego de patata de siembra certificada

El cultivo de patata, ya sea para su venta directa, para ser transformada o como fuente de semilla para otros productores, es un cultivo comercial de gran interés y a veces poco valorado.

Su valor alimenticio se debe principalmente a su alto contenido en almidón (un 12-20%) y a que es una importante fuente de vitamina C. Las patatas están compuestas también de un 1,5-2% de fibra y minerales y el ingrediente dominante en este tubérculo es el agua (que supone un 75-80% de su peso total).

No es de extrañar por lo tanto, que la carencia de humedad sea un factor limitante en la producción de patatas. Por ello, el riego se ha convertido en una práctica común entre los productores de patata, ya que permite aumentar las cosechas al tiempo que se aminora el riesgo de sufrir pérdidas por periodos de sequía.

La experiencia demuestra que los mejores resultados se obtienen cuando las temperaturas diarias no superan los 27ºC, siempre que haya agua disponible, especialmente durante el periodo de formación del tubérculo. Unas temperaturas superiores en esta fase podrían hacer que la planta usara más carbohidratos (producidos durante la fotosíntesis) para el crecimiento del tallo y de las hojas, y no los suficientes para el crecimiento y desarrollo del tubérculo.

Una hidratación constante ayuda a asegurar más rendimientos y un mejor desarrollo de los tubérculos, que crecen uniformes y con una buena forma y tamaño. Los riegos puntuales permiten reducir el estrés por calor mientas que la humedad reduce la temperatura del suelo y de las plantas.

Productores de patata de siembra certificada

Veamos un ejemplo de productores de patata de siembra certificada, que cultivan en Montana, Estados Unidos. Durante dos años (de cada 8) cultivan este tipo de patata bajo riego por pivote central. Otros cultivos que van rotando son la alfalfa y el trigo.

Decidieron probar el riego con Pivotes centrales para ahorrar tiempo y mano de obra. Después de dos temporadas utilizando las máquinas junto con otros sistemas de riego, constataron que utilizaban mucha menos mano de obra y que aprovechaban mejor el agua con los pivots de riego.

Sus máquinas trabajan en terrenos ondulados con desniveles de hasta 10º, por ello, se diseñaron con tramos no muy largos (de 50 metros) y con ruedas de alta flotación para una mayor tracción y una menor compactación del suelo. Trabajan con caudales de 1,2 litros/segundo por hectárea y llevan instalados cañones finales que añaden 30-35 metros de alcance de riego.

Las patatas requieren una cantidad de agua similar a la alfalfa, pero se debe regar en el momento preciso. Al cultivar la patata de siembra certificada, tanto el momento como la cantidad de agua de riego aplicada suelen ser factores críticos. Los Pivotes centrales les permiten regar todo el terreno agrícola durante toda la temporada de sequía, cuando la temperatura sube por encima de los 32ºC. Bajo esas condiciones, es muy difícil, a veces imposible, cubrir las necesidades hídricas del cultivo con otros métodos de riego, por el tiempo y la mano de obra que requieren. Sin embargo, con un buen suministro de agua y unos pivots de riego bien diseñados, no se arriesgan a perder rendimientos como ocurriría con otras formas de riego.

Etiquetas: , ,

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.