Cultivo de zarzamora

Publicado el 14 de noviembre del 2019 en la categoría Producción agrícola

cultivo de zarzamora

La supervivencia de la agricultura está en manos del relevo generacional. Depende de la aparición de agricultores jóvenes con nuevos proyectos.

Cultivo de zarzamora entre trigales

En un pueblo de Zamora, en una zona que ha sido tradicionalmente cerealista de secano (lo que se cultivaba habitualmente era trigo y cebada), una joven agricultora pone en marcha la iniciativa de cultivar en las tierras de sus padres zarzamoras (una fruta muy cotizada) en espaldera y con riego por goteo.

El cultivo de zarzamora requiere tutores en su desarrollo. Con la espaldera la recolección es más fácil y se evita el riesgo de que los tallos frágiles se enreden y caigan hacia el suelo, siendo clave la poda con dos acciones: una después de la cosecha y otra en invierno. Puede ser un cultivo menos complicado que el arándano, pero hay que analizar los suelos por si fuera necesaria alguna corrección y disponer de agua. Con una explotación de 4000 plantas se puede generar una cosecha de 4,5 toneladas.

Las condiciones meteorológicas de esta zona (inviernos fríos pero no extremos) favorecen el cultivo de zarzamora. Incluso las heladas echan una mano al saneamiento de la planta. La mayor amenaza de este cultivo en floración es el granizo, la lluvia y el viento, ya que sus ramas son muy tiernas.

El sistema de riego más aconsejable es el riego por goteo, optando más por frecuencia que por volumen de agua para facilitar una buena oxigenación de las raíces y evitar encharcamientos, siempre y cuando el suelo disponga de buen drenaje y buenos niveles de materia orgánica.

El marco de plantación recomendado es de 1×1,5 metros o 1,5×2 metros, según la variedad, la planificación de la poda y la maquinaria que va a pasar por entre las líneas para realizar las labores.

Cultivo ecológico de zarzamora

La opción del cultivo ecológico le da más salida comercial a este novedoso cultivo de zarzamora. Además, permite aprovechar como fertilizante el estiércol de la granja de vacuno familiar. Con una cosecha anual en junio y recogidas a mano con sumo cuidado, comercializa las moras mediante su venta en circuitos cortos. En temporada (verano) y congeladas (en invierno), o las transforma en mermelada y licor de mora. Incluso está pensando en elaborar con ellas vino, bombones o miel.

La mora madurada al sol gana sabor y calibre, pero escoger el punto de maduración óptimo es vital para que llegue sin apenas alteración al consumidor.

Etiquetas: ,

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies