Avena: cultivo y propiedades

Publicado el 5 de diciembre del 2017 en la categoría Producción agrícola

avena

Aunque es bastante sensible a las oscilaciones de temperaturas, la avena es más rústica y resistente que el trigo, es de implantación simple y de rápido crecimiento, exigente en agua a la falta de lluvias y se adapta a los distintos tipos de suelos (salinos, compactos, sueltos…).

Produce mejores rendimientos en las zonas frías (con inviernos moderados exentos de heladas) y en terrenos fértiles y equilibrados que tengan buen drenaje para mantener bien la humedad. Tras la cosecha del cultivo anterior, el terreno se prepara con grada de discos, enterrando tallos y residuos de dicha cosecha (abono verde) para aumentar el contenido de materia orgánica del terreno y para desmenuzar la tierra. Por término medio, se usan entre 80 y 150 kilos de semilla por hectárea (precio actual aproximado: 0,35 €/Kg.). La siembra de avena con sembradora garantizará una distribución uniforme y la profundidad suficiente (1 a 2 centímetros) para que las raíces estén en mejores condiciones para completar su desarrollo.

Propiedades de la avena

La avena es un cereal rico en carbohidratos complejos, proteínas, betaglucanos, grasas saludables y fibra. Con altas propiedades nutricionales, es rica en hierro, magnesio, zinc, fósforo y potasio, además de aportar folatos y vitaminas B1, B6 y E.

Es muy saludable para el corazón y las arterias. Al ser un alimento rico en fibra y omega-6 ayuda a reducir el colesterol malo y a aumentar el bueno, además de facilitar y mejorar el tránsito intestinal. Contiene lignanos y fitoestrógenos, dos sustancias que ayudan a disminuir aquellos cánceres relacionados con las hormonas. Su alto contenido en hidratos de carbono complejos o de absorción lenta, crea un efecto saciante, es decir, ayudan en la disminución del apetito, al tiempo que son útiles para controlar los niveles de azúcar en sangre. Gracias a su contenido en proteínas, la avena favorece el desarrollo de tejidos nuevos.

Cultivo de avena ecológica

La agricultura ecológica ayuda mucho a rentabilizar los cultivos de cereales como la avena, debido a que el precio de venta del grano es mayor en la avena ecológica, sobre todo para las producciones destinadas a harineras ecológicas que producen harina para consumo humano.

Las prácticas ecológicas requieren restablecer y mejorar los niveles de materia orgánica que hay en la tierra, restituyendo residuos agrícolas al suelo como paja y aportando extras de materia orgánica, además de disminuir el laboreo cambiando la labor de vertedera por cultivador y el establecimiento de una rotación de cultivos adecuada indispensable para mantener la fertilidad de los suelos y evitar problemas de plagas y enfermedades. La rotación de cultivos debe alternar plantas de familias distintas e introducir leguminosas.

Etiquetas: ,

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.