Ahorro en mano de obra y fertilizante

Publicado el 8 de octubre del 2009 en la categoría Pivotes de riego

Ahorro en mano de obra y fertilizantes con Sistemas Pivot

Enorme ahorro en mano de obra

Desde los años 50, en todo el mundo se viene produciendo una migración del campo a la ciudad, lo que ha disminuido y encarecido la oferta de mano de obra agrícola y estimulado el desarrollo de la industria de los pivotes.  Se calcula que un operario que riega de forma manual, es decir a la manera tradicional por gravedad, usando tajaderas, sifones, llaves de compuerta…, puede satisfacer las necesidades hídricas de 10 hectáreas de cultivo (a razón de entre 1 y 1,5 hectáreas al día), en tanto que utilizando Pivotes, un solo operario puede controlar muchos pivotes al mismo tiempo y regar varios cientos de hectáreas diariamente. Un pivot central elimina el 90% de las labores requeridas para regar de forma tradicional por gravedad, lo que resulta un excelente argumento de venta.

Hoy en día los “regadores” son personajes en extinción.  Ya no hay operarios que rieguen.  En Latinoamérica se venden Pivots a agricultores a quienes los “regadores” se les están muriendo de viejos, en tanto que los jóvenes no están dispuestos a estar metidos en el barro y el agua a las tres de la mañana.

Historia del riego por pivote

El primer intento conocido data de 1878 cuando el ingeniero francés John Winebrenner patentó una tubería que transportaba agua tirada por caballos y que giraba como las agujas de un reloj.

A mediados del siglo XX el concepto reapareció gracias a la visión e inteligencia de Frank Zybach, un granjero de Strasburg, Colorado, quien diseñó y ensambló un “aparato autopropulsado de riego por aspersores” que puso en práctica el concepto y constituyó una alternativa práctica al tremendo esfuerzo de regar con tubos (cobertura superficial) cargados a mano.

En julio de 1952 la patente obtenida por el invento de Zybach marcó el comienzo de una revolución en la tecnología del riego.  A este invento se le dio el nombre de Pivote central.  Un año después de que Zybach recibiera su patente se asoció con el comerciante de Columbus, Nebraska, A. E. Trowbridge.  Este último se comprometió a financiar la fabricación de las máquinas en Columbus por el 49% del derecho de patente.  Comenzaron a construir en 1953 pero un año después le vendieron los derechos de fabricación a Robert Daugherty, presidente de Valley Manufacturing Company, una pequeña fábrica de maquinaria que comenzó a comercializarlos.

Para finales de los 60 la popularidad de los pivots centrales se disparó y cuando la patente original estaba por expirar en 1969 otros fabricantes entraron al negocio.  En 1968 Richard Reinke, un personaje clave en el desarrollo temprano de los pivotes, inventó un pivote central llamado el Electrogator, pivote eléctrico reversible que excedía los 30 metros de envergadura, y usaba neumáticos de goma.  Además Reinke desarrolló el primer pivote central de aluminio, el Alumigator, que gracias a su bajo peso redujo la rodadura de huellas profundas en el campo.

Ahorro en fertirrigación con Sistemas Pivot

En campos de maíz fertilizados mediante pivote se puede ahorrar hasta un 40% de fertilizante (inyectando ácido bórico, urea y fosfato, de acuerdo a una pauta de fertilización definida según el estado fenológico del cultivo), y al mismo tiempo aumentar el rendimiento en un 20%

Etiquetas: , , , ,

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.