Ruedas y roderas en riego mecanizado

Publicado el 13 de marzo del 2015 en la categoría Pivotes de riego

ruedas de polietileno para evitar problemas de roderas

Surcos de rodadura en el desplazamiento de Pivotes

Cuando el terreno es pedregoso o duro, el riego mecanizado no ocasiona problemas de rodera, incluso con una rueda estándar de 11,2 x 24 es suficiente. Basta con comprobar periódicamente que los tornillos de las ruedas están apretados y la presión de los neumáticos (las dos ruedas de cada torre deben tener la misma presión) para un funcionamiento correcto en la rodadura.

Por contra, en terrenos más arcillosos o blandos, la intensidad de riego propicia la formación de las roderas. Cuando un sistema Pivot funciona sobre unas roderas demasiado profundas, se generan problemas de atascamiento, de desalineación o desgaste del tren de transmisión e incluso daños en su estructura, tubería y demás accesorios.

Tampoco es conveniente que las ruedas de las torres atraviesen en su desplazamiento, obstáculos, caballones o surcos perpendiculares a su recorrido o bajo ningún ángulo. Los surcos en la tierra o caballones que inevitablemente existan en la finca deben ser paralelos a la línea descrita por la rodada. Los neumáticos deben tener en todo momento la presión de aire recomendada y reparar inmediatamente la pérdida de aire o pinchazo que se detecte.

Posibles soluciones contra el hundimiento o las roderas profundas

Ruedas de alta flotación 14,9 x 24 o súper alta flotación 16,9 x 24 o 16,9 x 30 pueden ser la solución para reducir el hundimiento de las roderas. Otros sistemas más novedosos como las ruedas de polietileno o las ruedas tipo andador también pueden minimizar el problema.

En cualquier caso, cada vez que se originen rodadas demasiado profundas, deberán ser rellenadas hasta conseguir su nivelación o enrase con el terreno ya sea manualmente o con la instalación del brazo borra surcos en la rodera problemática. Una vez realizado el relleno o reparación del surco originado por la rodadura, debe desplazarse por ella el sistema en seco y al 100% de velocidad para asentar de nuevo la huella antes de iniciar un nuevo riego.

Si vuelven a surgir las huellas profundas e irregulares, el operador responsable del mantenimiento debe proceder de nuevo a rellenar el paso de las ruedas hasta conseguir unas rodaduras uniformes y a nivel del terreno.

Rodadas del carro en sistemas de avance frontal

En los sistemas lineales, el carro, que es parte importante en el desplazamiento y en la alineación de la máquina, precisa de un buen camino uniforme y sin desniveles, no debiendo atravesar obstáculo alguno, caballón o surco perpendicular en su recorrido, ya que el continuo movimiento de subida y bajada del carro produciría desgastes en el eje motriz o en la estructura.

Además, los surcos en la tierra perpendiculares a las roderas, pueden producir unos encharcamientos continuos en las huellas de las ruedas dificultando el desplazamiento del sistema.

Etiquetas: ,

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.