Influencia del pH del suelo en los cultivos

Publicado el 11 de febrero del 2013 en la categoría Labores del campo

medir el pH directamente en suelos y sustratos

La elección del tipo de cultivo dependerá del pH del suelo.

Si el pH del suelo o del sustrato no es adecuado, la cosecha puede reducirse hasta el punto de no resultar interesante continuar con dicho cultivo. Además, existen aguas con un contenido muy elevado en carbonato o bicarbonato (las aguas alcalinas). El uso este tipo de aguas en el riego por aspersión puede suponer problemas graves, si no han sido aciduladas previamente de forma correcta. En definitiva, conocer el pH del suelo es muy importante, también el pH del agua de riego o el pH de la disolución nutritiva utilizada en la fertirrigación.

Para conocer este dato, hay que emplear equipos (sondas) que indiquen el pH de una forma directa.

El pH de los fertilizantes disueltos en el agua

Ciertos fertilizantes habituales en las operaciones de fertirrigación como el ácido fosfórico, sulfato amónico y ácido nítrico, tienden a aumentar el nivel de ácido del agua de riego. Por el contrario, otros fertilizantes como el nitrato potásico, nitrato cálcico, nitrato magnésico y sulfato potásico, tienden a alcalinizarla. Es por esto que para evitar pérdidas de cosecha (ya sea en cantidad o en calidad) y pérdidas de nutrientes debido a la formación de precipitados, es importante conocer la reacción de los fertilizantes y sus mezclas, una vez disueltos en el agua de riego:

  • Pérdida de calcio y magnesio por la formación de carbonato cálcico o magnésico.
  • Pérdida de azufre por la formación de sulfato cálcico.
  • Pérdida de fósforo por la formación de fosfato cálcico.
  • Pérdida de hierro por la formación de sulfato de hierro.

Concentración de bicarbonato y ajuste del pH del suelo

Para estabilizar el pH del medio de cultivo, es fundamental conocer la concentración de bicarbonato en el mismo ya que a partir de él, las raíces extraen los nutrientes. Se debe aplicar una disolución nutritiva que mantenga una concentración de bicarbonato de entre 1.0 y 1.5 mM en el agua de riego. Mediante la adición de ácido fosfórico, nítrico o sulfúrico, se eliminará el bicarbonato sobrante.

Control del pH del suelo

Cuando el pH del medio de cultivo está entre 5.5 y 6.5 se produce una óptima absorción de nutrientes por la mayor parte de las plantas cultivadas.

Se presentarán problemas relacionados con la solubilidad de algunos nutrientes y micro nutrientes, cuando el pH del entorno radicular del cultivo sea superior a 6.5. Si el pH es inferior a 5.5 la absorción de fósforo se reducirá, lo que puede conducir a la aparición de síntomas carenciales. Como consecuencia de un pH inadecuado, las raíces de los cultivos pueden resultar severamente deterioradas antes de que el cultivo muestre síntomas carenciales.  La cantidad y la calidad de las cosechas pueden verse afectadas tanto por un pH del medio de cultivo alto (suelos alcalinos) como por un nivel bajo (suelos ácidos).


Etiquetas: , ,

También te puede interesar:

Deja tu comentario