Seguridad en trabajos en zanjas

Publicado el 10 de agosto del 2016 en la categoría Tecnología del riego

trabajos en zanjas

La apertura de zanjas para el enterrado de cables eléctricos y tuberías (ya sea para su instalación o su reparación), requiere extremar las medidas de seguridad con el fin de evitar riesgos durante la realización de dichos trabajos.
Las principales actuaciones a considerar antes y durante la realización de los trabajos en zanjas, son simples pero imprescindibles.

Cuando el terreno es relativamente compacto, la probabilidad estadística de accidentes es muy baja, incluso cuando no se entibe o no exista un talud natural. El problema fundamental en los accidentes relacionados con las zanjas, no suele ser la falta de procedimientos o control de riesgos por desplomes o desprendimientos que suelen ser cuidados obvios conocidos por cualquier técnico competente, sino que generalmente se originan por conductas inseguras derivadas de no percibir adecuadamente el riesgo.

Normas en los trabajos de ejecución de zanjas

  • Toda excavación requiere de un estudio previo del terreno (composición del suelo, nivel freático), de solicitudes de permisos en ciertos casos, e información de posibles afecciones de servidumbre, servicios afectados, etc.
  • El operario que debe dirigir la excavadora o la elevación de los tubos mediante eslingas, debe estar debidamente cualificado en su manejo. Así mismo, los instaladores que vayan a montar la tubería o extender los cables eléctricos sobre el lecho de la zanja y a cubrir ésta, deberán ser personal técnico competente.
  • La altura de los taludes no debe poner en riesgo la estabilidad de la excavación y si la excavación no cuenta con taludes estables o existen dudas de su estabilidad, hay que aplicar sistemas de contención.
  • En las excavaciones hay que aplicar medidas preventivas para evitar riesgos de caídas a distinto nivel y medios de accesos de evacuación (es necesario contar con un ayudante en el exterior que apoye los trabajos y dé la alarma en caso de emergencia).
  • Se debe inspeccionar al inicio de cada jornada la excavación y su entorno, especialmente en los casos de interrupciones prolongadas o condiciones climatológicas adversas, con el fin de detectar posibles movimientos del terreno o desajustes en los sistemas de contención.

Conclusiones

En general, en los trabajos en zanjas hay que prestar atención a la necesidad de apuntalar, entibar o encofrar, ante cualquier inclinación o inseguridad de las paredes, para proteger a las personas que se encuentran dentro de la misma y tomar todo tipo de precauciones para evitar la caída de objetos en la zanja o su colapso por la posición o movimientos de la máquina o de los equipos, especialmente cuando la zanja esté ocupada.

Etiquetas: , ,

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.