Diseño de una instalación con cañón de riego

Publicado el 27 de septiembre del 2017 en la categoría Tecnología del riego

cañón de riego

A la hora de diseñar una instalación agrícola que utiliza un cañón de riego, hay que considerar los siguientes datos:

  1. Un plano de las parcelas a regar, con las curvas de nivel, detallando el punto en el que está la toma de agua y los obstáculos que puedan impedir el movimiento normal del cañón de riego.
  2. Rotación de cultivos a regar, considerando sus necesidades hídricas máximas y sus profundidades medias de raíces.
  3. Tipo de suelo, para así poder identificar su capacidad de retención de agua y también la velocidad de infiltración.
  4. Régimen de vientos en las zonas a regar.
  5. Disponibilidad de caudal de agua, presión si la hubiera y calidad de la misma.

Cálculo de los parámetros de riego

Teniendo en cuenta la capacidad de almacenamiento de agua del terreno, la profundidad radicular del cultivo y el déficit permisible de manejo, podemos determinar los milímetros de agua o litros por metro cuadrado a aplicar, que deberemos corregir al alza teniendo en cuenta una eficiencia de aplicación de un 75%.

Conocidas las horas de riego que se prevén al día (coincidiendo con las horas de mejor coste energético), se procurarán el mayor número posible de posturas al día, estimando una hora de tiempo necesario para el cambio de posición del cañón enrollador.

Caudal necesario a bombear

Los metros cúbicos por hora que debe garantizar la bomba, son el resultado de dividir el volumen de agua que se necesita aplicar a la parcela en un riego, por el número de horas a utilizar para ello. Se recomienda aumentar el caudal entre un 15 y un 20% como margen de seguridad para paros imprevistos como averías o por ejemplo, cuando hay vientos superiores a 4 metros por segundo y conviene dejar de regar.

Presión necesaria a la entrada del enrollador de riego

Se obtiene sumando a la presión que el aspersor requiere para su normal funcionamiento, la altura de éste sobre el terreno, el desnivel del terreno en el punto más desfavorable y las pérdidas de carga que se generan en la tubería de polietileno y en los mecanismos de propulsión y de regulación, que serán más importantes en las máquinas de turbina que en las de pulmón. En estas últimas, por contra, hay que prever un caudal adicional para el consumo del pulmón (entre un 1,5 y un 5% del caudal total).

Selección del aspersor del cañón de riego

Conocido el caudal y la presión más recomendable de trabajo en el aspersor, se selecciona haciendo uso de las tablas del fabricante. En la tabla del modelo elegido, se indican el alcance y el caudal requerido para dicha presión dependiendo de la boquilla seleccionada. Se recomienda utilizar el aspersor describiendo un sector de entre 200 y 220 grados. También es importante realizar un control periódico del desgaste de la boquilla y sustituirla si fuera necesario para evitar que varíe el caudal descargado.

Separación entre posiciones de riego

Teniendo en cuenta por ejemplo una velocidad media del viento de 2,5 mts por segundo, el espaciamiento entre posiciones de riego más aconsejable es del 75% del diámetro mojado.

Velocidad de avance del cañón enrollador y tiempo de riego

La velocidad de avance (entre 5 y 50 metros/hora) será el resultado de dividir el caudal (litros/hora) por el producto de multiplicar la dosis bruta de riego (litros/m2) por los metros de espaciamiento. El tiempo que hace falta para completar una posición de riego dependerá de la longitud a recorrer y de la velocidad de avance. También hay que tener en cuenta el tiempo de funcionamiento sin avance, necesario al principio y al final de cada posicionamiento.

Etiquetas: , ,

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.