Cultivo de quinoa

Publicado el 23 de noviembre del 2016 en la categoría Producción agrícola

cultivo de quinoa

El cultivo de quinoa o quinua es muy rentable y una alternativa al cultivo de girasol o de maíz.
La quinoa es un “súper alimento” porque contiene muchas proteínas (mientras que el trigo y el maíz suelen tener respectivamente un 9% y un 12% de proteínas, la quinoa alcanza el 23%, una cantidad similar a los productos cárnicos), pocos hidratos, fibra, aminoácidos y un alto contenido en omega 3 y omega 6; además, no tiene gluten, por lo que su consumo es apto para celiacos. Dada la poca producción actual y la creciente demanda en toda Europa, se está vendiendo al consumidor por un precio bastante alto (entre ocho y doce euros por kilo). Su caña también se aprovecha puesto que se utiliza para la alimentación animal.

A pesar de que la semilla es cara, no se precisa mucha. Entre 8 y 12 kilos por hectárea son suficientes para obtener entre 100.000 y 160.000 plantas por hectárea. La siembra óptima requiere de semillas de buen poder germinativo a una profundidad de 1 a 2 centímetros en terrenos bien preparados y cuando la temperatura del suelo es superior a los 5º centígrados; el ciclo vegetativo desde la siembra hasta la recolección oscila entre los 160 y los 180 días. El plan de siembra de la quinua es muy similar al del maíz y las producciones oscilan entre 4.000 y 6.000 kilos por hectárea. Dependiendo de los mercados de destino de la producción, de la calidad y de si es orgánica o no, su precio aproximado en origen es de 0,52 euros/kilo en producción integrada y 0,70 euros/kilo si es ecológico, con tendencia a ir subiendo.

Requiere de suelos de textura franca bien drenados, con alto contenido de materia orgánica y bajo pH (en suelos alcalinos hasta pH 9 y en suelos ácidos hasta pH 4,5).

Existe un gran número de variedades para cada clima, con las que el cultivo de quinoa se puede sacar adelante en climas muy diferentes: desérticos, calurosos y secos, calurosos con mucha humedad relativa, fríos y secos, templados y lluviosos… La temperatura media óptima para el cultivo de quinoa está entre 15º y 20º centígrados, pero soporta temperaturas extremas de entre -8º y +38º centígrados.

Al iniciar la producción, se aconseja un riego abundante y largo para favorecer la germinación de las semillas de malezas y cultivos anteriores que deberán ser eliminados con arado, el fin es favorecer una fase inicial de establecimiento de la quinoa sin competencia de malas hierbas. Mantener una distancia entre surcos de por ejemplo, 25 centímetros en la siembra, posibilitarán ejecutar una limpieza mecanizada de malezas. Si hay que recurrir a la aplicación de herbicidas, aconsejamos seleccionar adecuadamente el herbicida más efectivo en cada caso.

La planta de quinoa posee mecanismos fisiológicos que le permiten tolerar y resistir el déficit de humedad del suelo y las heladas, por lo que precisa de poca agua y es muy eficiente en su uso.

Etiquetas:

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.