Aplicar deyecciones ganaderas con Pivot (I)

Publicado el 16 de agosto del 2018 en la categoría Pivotes de riego

deyecciones ganaderas

Las deyecciones ganaderas evocan diferentes ideas según el animal que las origina y el tamaño de la instalación de producción. Una idea es que el estiércol animal es capaz de suministrar muchos nutrientes, que son necesarios para la producción de cultivos.

Una segunda idea es que el estiércol animal no aplicado a la tierra es una fuente potencial de contaminación, de ahí que algunos productores asocien el estiércol a un problema de eliminación de desechos. Las instalaciones ganaderas que hay en Nebraska (en Estados Unidos) producen unos 7,5 millones de toneladas de estiércol animal cada año. A medida que ha aumentado el número de animales por explotación, no siempre se ha producido el aumento correspondiente de la tierra disponible para la aplicación y la utilización del estiércol en los cultivos. Estos factores han llevado a la regulación de los sistemas de almacenamiento y distribución de estiércol.

La selección de un método apropiado de aplicación de las deyecciones ganaderas puede ser importante por factores ambientales, de ingeniería y agronomía. Los métodos de aplicación deben evaluarse según su posible impacto en:

  • Olores.
  • Calidad del agua.
  • Conservación y calidad del suelo.
  • Transmisión de patógenos.
  • Efectos fitotóxicos en las plantas.

Control de olores de las deyecciones ganaderas

Hay que tener en cuenta que las distintas formas de almacenamiento de estiércol no son iguales en cuanto a su potencial de producción de olores. Los procesos anaeróbicos son excelentes procesos de reducción de olor, en los que los compuestos orgánicos volátiles se convierten en metano y agua. Las lagunas de tratamiento tienen emisiones sustancialmente más bajas de compuestos orgánicos volátiles (una fuente primaria de olor) en comparación con otras instalaciones de almacenamiento. La distribución con Pivot central de aguas residuales desde una laguna púrpura o una laguna anaeróbica de tamaño adecuado, se puede lograr con un olor mínimo, mientras que el riego por aspersión desde un pozo subterráneo o una laguna de tamaño insuficiente, tiene un potencial de olor muy alto. Los sistemas de almacenamiento de menor olor proporcionan entornos que permiten que los procesos anaeróbicos se completen.

Las lagunas que funcionan correctamente se pueden identificar mediante la medición de la conductividad eléctrica. En general, se necesita una conductividad de menos de 6 mmho/cm para que las bacterias de azufre púrpura prosperen y produzcan una laguna púrpura de bajo olor. Las bacterias anaeróbicas que convierten los compuestos orgánicos volátiles en metano y agua inodoros, tienen un bajo rendimiento ya que los niveles de conductividad eléctrica superan los 8 – 10 mmho/cm, lo que da como resultado contenidos de la laguna más olorosos durante el riego.

La efectividad de los procesos de tratamiento anaeróbico para controlar el olor (lagunas anaeróbicas), también se ve afectada por factores de gestión que influyen en los procesos biológicos. Por lo tanto, la gestión de una instalación es un factor crítico para definir las posibles emisiones de olores durante la aplicación en la tierra. Por ejemplo, la distribución del Pivote central desde una laguna anaeróbica en julio, producirá mucho menos olor que en marzo debido al mayor tratamiento biológico que se produce durante los meses más cálidos del verano. Minimizar el olor derivado del almacenamiento de estiércol es el primer paso para reducir el olor asociado con la aplicación del Pivot central.

Desde la perspectiva de la calidad del aire, no hay duda de que los sistemas de distribución mediante Pivot central ofrecen un gran potencial para la liberación de olores durante un período de tiempo corto.
Estos sistemas aplican un gran volumen de deyecciones ganaderas al campo en poco tiempo y liberan compuestos productores de olores directamente en el aire (período de tiempo más intenso pero más corto para la exposición al olor). Por el contrario, la aplicación de superficie con un tanque o esparcidor liberará importantes olores.
Sin embargo, debido a la incapacidad de este equipo para aplicar el producto rápidamente, se producirá cierto nivel de olor durante un período de tiempo más prolongado. La importancia de la intensidad y la duración de los olores a menudo depende de la ubicación del campo y de la capacidad de minimizar la aplicación cuando la dirección del viento lleva los olores en una dirección no deseada.

Etiquetas: , ,

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.