Planificación en el riego

Publicado el 27 de mayo del 2011 en la categoría Tecnología del riego

Control del uso hídrico del cultivo con pluviómetros

La zona de raíces del cultivo va a determinar una reserva hídrica subterránea a partir de la cual la planta extraerá el agua. Al inicio de la temporada, las cosechas tienen unas raíces poco profundas que requieren pequeños riegos pero frecuentes. Pero a medida que la planta crece y las raíces se van haciendo más profundas, sus necesidades de agua aumentan.

Conociendo la tipología del suelo, la capacidad de retención de agua en las raíces, el uso hídrico diario, la eficiencia de bombeo del sistema y las condiciones climáticas, se ajustará la cantidad de agua aplicada en función de las necesidades hídricas del cultivo.

El uso de agua del cultivo debe repartirse según la eficiencia del sistema. Las necesidades hídricas futuras se pueden conocer mediante las previsiones meteorológicas. Con temperaturas altas y viento, aumenta la cantidad de agua necesaria. Mantener el perfil del suelo con agua sin pérdidas excesivas en el riego, permitirá prevenir el estrés hídrico y la pérdida de rendimientos, evitando momentos puntuales de alto consumo de agua que superen la capacidad del sistema de riego. Toda cantidad de agua superior a la capacidad de retención del suelo no se puede considerar porque no estará disponible para la planta, debido a la lixiviación.

La cantidad de lluvia puede variar de un lado a otro del campo. Deberían colocarse pluviómetros en diferentes puntos para medir las precipitaciones y obtener datos del promedio.

Las precipitaciones futuras deben tenerse en cuenta para evitar un exceso de riego, especialmente en las áreas donde el riego se utiliza como complemento a las lluvias. Las agencias meteorológicas estiman las lluvias previsibles en largos periodos de tiempo. Esto permite plantear cuándo se puede detener el riego sin afectar al rendimiento del cultivo.

Cultivo Etapa del cultivo en la que puede pararse el riego
Alfalfa Mantener un crecimiento continuo, parando con fuertes heladas
Maíz Con los granos completamente formados; 95-100 días tras emerger la planta
Guisantes Con formación completa de la vaina; 70-75 días después de emerger
Patatas 1 ó 2 semanas antes de cosechar
Soja Con los primeros amarillamientos y caída temprana de la hoja
90-95 días después de emerger la planta
Remolacha azucarera 1 ó 2 semanas antes de cosechar
Trigo de primavera Con el trigo completamente maduro; 75-80 días después de emerger la planta
Trigo de invierno Con el trigo completamente maduro

 

Meteorología y su efecto en la programación del riego

El uso diario de agua en el cultivo puede calcularse a partir de datos meteorológicos. En muchos casos, los cálculos son lo suficientemente precisos para ayudar en la planificación de riegos. En general, los procedimientos de cálculo se pueden dividir en tres grupos:

  1. Cálculos basados únicamente en la temperatura
  2. Cálculos basados ​​en la radiación solar y la temperatura
  3. Cálculos basados ​​en la temperatura, la radiación, el viento y la humedad

Cuanto más complejo sea el cálculo, mayor será la precisión, pero también aumenta la dificultad y el tiempo necesario para obtener y procesar los datos. Las ecuaciones basadas en la temperatura son bastante útiles en condiciones de humedad, pero en condiciones áridas, se puede subestimar el uso hídrico del cultivo. El uso de agua basado en la temperatura y la radiación también puede subestimar las necesidades de agua en condiciones secas y ventosas.

El riego en función de la temperatura se puede lograr con mediciones de campo. Deberían utilizarse termómetros de máximas / mínimas, registrando las temperaturas más altas y bajas durante un período de 24 horas. La temperatura media se debe comparar con un promedio de la zona. Estos termómetros son relativamente baratos, por lo que se puede usar uno en cada zona de la finca. La colocación correcta de los termómetros es importante. Por ejemplo, en un punto bajo del campo se puede registrar más frío por la noche que en un punto alto, ya que el aire frío, al ser más pesado, se mantiene en las zonas más bajas durante la noche. Por tanto, hay que considerar la topografía del campo para su ubicación.

Etiquetas: , , ,

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.