Cantidad de agua a aportar por día y por planta

Publicado el 9 de septiembre del 2016 en la categoría Tecnología del riego

cantidad de agua aportada a las raíces

El riego es un aporte de agua para compensar las irregularidades y también las insuficiencias de las precipitaciones naturales. La cantidad de agua a aplicar varía en función del clima (medido por la evapotranspiración), del suelo (por los problemas de percolación) y de la naturaleza de la planta.

Fórmula

Fórmula para calcular la dosis (lt/día/planta)

[S (m2) x ETP (mm/día) x F] / 0,9

Explicación de los elementos de la fórmula

S es la superficie del vegetal (la superficie de la corona foliar o su diámetro, aquella que resulte mayor en volumen).

El clima es uno de los datos fundamentales para conocer las necesidades de agua. Las investigaciones en este campo han dado como resultado fórmulas de demanda de agua a partir de datos climáticos. Esta demanda de agua, dependiendo del clima del lugar, es la llamada evapotranspiración, que no depende ni del suelo ni de la planta.

La ETP se mide en milímetros (de altura de agua) por día. Es un valor que viene dado por las estaciones meteorológicas y debe considerarse la máxima en verano (julio) que suele ser de 5 a 10 milímetros. Esta ETP representará la cantidad de agua necesaria para asegurar en un vegetal en plena actividad, un desarrollo óptimo. Las precipitaciones más el riego deberán cubrir este valor.

F es el factor planta o factor de corrección que se aplica según el tipo de vegetal. Por ejemplo: 1 para plantas, 0,8 para árboles o 0,35 para xerófilas (cactus, etc.) que precisan de menos agua.

El dato de 0,9 es la eficiencia de riego. Se considera que el 90% del agua es utilizada realmente por la planta.

Zona húmeda según el tipo de suelo

El sistema radicular ocupa aproximadamente el mismo volumen que el sistema foliar y se considera que al menos el 60% de este volumen debe estar mojado.

Un emisor de riego sobre suelo arcilloso creará un gran bulbo húmedo, por contra, sobre suelo arenoso hará un bulbo estrecho. Para mojar la zona radicular se deben poner más emisores en suelo arenoso.

El suelo tiene la función de almacenamiento del agua. Si se rebasa la capacidad de almacenamiento del suelo, el agua percolará en profundidad y se perderá para la planta, pues se sobrepasará la profundidad de las raíces. Un suelo arenoso tiene una menor capacidad de retención del agua que un suelo arcilloso.

Se puede favorecer la profundidad de las raíces espaciando los aportes de agua, lo que hará a la planta más resistente.

Otro punto importante es no descuidar la permeabilidad del suelo. Si se aporta una fuerte pluviometría en un suelo poco permeable, una parte de este agua se perderá por escorrentía, creando problemas de erosión y de destrucción de la estructura del suelo.

Frecuencia de riego

La frecuencia de riego dependerá del tipo de suelo (frecuencia más elevada en suelo arenoso), de la dosis a aportar y del tipo de emisores. También deben considerarse factores como el viento o la presión disponible.

Etiquetas: ,

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.