Construcción de una balsa de riego

Publicado el 21 de marzo del 2019 en la categoría Tecnología del riego

balsa de riego

A la hora de diseñar la ubicación de una balsa de riego y el recorrido de impulsión para su llenado desde el punto de toma, pozo o río, conviene partir de un plano con las cotas de nivel, calcular con precisión la altura manométrica en las diferentes condiciones de funcionamiento, escoger la bomba adecuada para un rendimiento óptimo y definir la sobrepresión máxima que ésta provoca. Además, se definirá el diámetro de la tubería teniendo en consideración el coste de la inversión y los costes energéticos de funcionamiento.

Ejecución de la balsa de riego

Ubicar las balsas para riego en un punto que sea lo suficientemente alto podría permitir el riego por gravedad de la finca. Si el llenado de la balsa es durante las horas nocturnas, se reduciría además la factura eléctrica del bombeo.

El volumen de la balsa se calcula considerando la demanda de agua de la alternativa de cultivos, la disponibilidad de agua en el acuífero, las horas de bombeo utilizadas y las curvas características del sistema de bombeo.

La construcción de balsas de riego se debe realizar tratando de conseguir una definición geométrica que optimice los movimientos de tierra necesarios. La anchura de la coronación se aconseja que sea de al menos 5 metros con el fin de permitir el paso de la maquinaria. Los taludes que formarán las tierras deberían construirse en proporción de 2,5/1 (interior) y de 2/1 (exterior). Una vez finalizado el movimiento de tierras, la superficie interior debe recubrirse mediante una lámina de polietileno de entre 1,5 y 2 mm de espesor, previa instalación de una capa de geotextil como protección.

Instalación de la tubería

La tubería a instalar en la balsa de riego es uno de los elementos fundamentales de la red, de ahí la importancia en la elección del material a proyectar, teniendo en cuenta su calidad, durabilidad y contribución al medio ambiente. Se deben analizar diferentes ofertas de tipos de tubería: fundición, acero helicoidal, PVC orientado, hormigón armado con camisa de chapa, etc… y elegir la opción cuya relación calidad/precio sea mejor. Actualmente, las tuberías de PVC orientado son una excelente alternativa como material en redes de regadío por su eficiencia y bajos costes de mantenimiento, gracias a sus altas propiedades fisicomecánicas y químicas.

La tubería se instala en una zanja completamente enterrada, sobre una cama de 15 centímetros compuesta de gravilla de un tamaño de entre 6 y 20 mm perfectamente nivelada. La parte superior de dicha tubería debe quedar entre 1 y 1,5 metros por debajo del nivel natural del suelo y se puede realizar el relleno de la zanja alrededor de la tubería con gravilla de entre 6 y 20 mm o con material de la propia excavación, evitando piedras o elementos cortantes que puedan dañar la tubería.

Instalación de válvulas ventosa

Para proteger las tuberías y evitar roturas por golpe de ariete, se deben instalar válvulas ventosa de doble efecto, que permitan expulsar el aire que se pueda acumular dentro de la conducción o admitir aire ante depresiones asociadas a posibles ondas de presión negativas.

Etiquetas: , ,

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies