Biocombustibles

Publicado el 3 de abril del 2013 en la categoría Producción agrícola

producción de biocombustibles a partir de la soja

Situación de los biocombustibles

La producción de biocombustibles se ha visto incrementada notablemente en los últimos años debido al apoyo y a las subvenciones que están recibiendo de todo tipo de estamentos.

En España, se está apoyando la generación y el consumo de biocarburantes como respuesta a la legislación europea relacionada con este tipo de biocombustibles.

La Directiva Europea 2003/30/CE fomenta el uso de biocarburantes en el transporte; la Directiva 2003/96/CE permite a los estados miembros una exención en los impuestos. La Orden Ministerial ITC/2872/2008, aprobada en octubre de ese año, impuso un mínimo del 3,4% en la mezcla de biocarburantes para el año 2009 y de un 5,83% en 2010, con incrementos continuados.

La comunidad autónoma de Castilla-La Mancha se ha situado la primera en cuanto a la producción de biocombustible en España, con 260.000 toneladas que suponen el 33% de la producción española.

En la actualidad cobra especial protagonismo el precio de los combustibles y su incidencia en los costes de producción y elaboración de cualquier producto, incluso los de primera necesidad.

En nuestro país se fabrican 795.000 toneladas de biocombustible a partir de girasol, cereales, soja y colza, aunque los datos indican que la capacidad de producción en España es de 1.133.000 toneladas. En Castilla-La Mancha están ya funcionando siete plantas de producción de biodiésel (a partir de aceites vegetales obtenidos de cultivos tales como: colza, girasol, soja, etc.), y otra de producción de bioetanol (obtenido de productos con alto contenido de almidón: cebada, maíz, sorgo o trigo, o de azúcares: caña, melaza, remolacha, etc.), que fabrican biocombustibles fundamentalmente a partir de girasol, colza y soja, así como de otras plantas como cereales y remolacha.

Tipos de biocombustibles

Los carburantes renovables son productos fabricados a partir de combustibles comunes, preparados y transformados para que puedan ser utilizados en los motores de combustión interna.

  • Bioetanol. Es alcohol (etanol) procedente de los procesos de fermentación, que mediante una destilación industrial se obtiene con una pureza cercana al 100% y que puede ser usado en los motores de gasolina.
  • Biodiesel. Se obtiene de los aceites y grasas, separando los ésteres metílicos de la glicerina que los une. Dependiendo de los tratamientos posteriores se obtienen diferentes tipos de biodiesel, usados todos en motores diesel.
  • Biogás. Este combustible tiene su origen en procesos naturales de degradación y putrefacción de la materia orgánica en ausencia de oxígeno. Puede ser usado en calefacción, cocina, locomoción, etc.

Los procesos de producción son muy variados y cada vez más están enfocados a una producción de combustibles renovables que no puedan influir en el precio de los alimentos básicos. En función de estos procesos de producción los biocarburantes pueden ser clasificados en:

  • Biocombustibles de primera generación, que utilizan materias primas que generalmente son usadas en alimentación como pueden ser el maíz, la caña de azúcar o la soja. Las tecnologías que se utilizan para este tipo de biocombustibles son tecnologías conocidas y desarrolladas, como son el proceso de fermentación para fabricar etanol y la transesterificación de ácidos grasos para la obtención de biodiesel.
  • Biocombustibles de segunda generación, que se obtienen a partir de materias primas que no tienen un uso directo para la producción de biocombustibles sintéticos líquidos.
  • Biocombustibles de tercera generación. Son biocombustibles extraídos de determinadas algas cultivadas por métodos transgénicos y destinadas exclusivamente a la producción energética.

Ventajas de los cultivos energéticos

Respecto al medio ambiente, potencian la eliminación de los residuos, reduciendo la contaminación atmosférica (CO2, SO2), suponen un menor impacto ambiental que los cultivos tradicionales y en los cultivos perennes reducen la erosión. En aspectos sociales, aportan la creación de empleo, fijan la población rural, dan continuidad a la actividad agrícola y fortalecen el desarrollo rural. Desde el punto de vista de las estrategias económicas, reducen la dependencia del exterior, dispersan la producción, ahorran divisas y subvenciones por desempleo, además de posibilitar el uso de todo el potencial agrícola de cada zona.

Los biocombustibles son una herramienta importante para generar empleos y renta en el campo, para aumentar la seguridad energética y democratizar la estructura productiva de la energía en el mundo.

Etiquetas: ,

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.