Combustibles alternativos para motores agrícolas

Publicado el 17 de enero del 2014 en la categoría Maquinaria agrícola

Combustibles procedentes de residuos agrícolas

Para producir alimentos se necesitan máquinas agrícolas accionadas por unos motores que habitualmente funcionan con derivados del petróleo y estos recursos cada día incrementan su precio, provocando que se eleven los costes de la producción agraria.

El futuro se encamina a la obtención y uso de nuevos combustibles para motores agrícolas e incluso a que estos se puedan producir dentro de la propia explotación agropecuaria, utilizando cosechas, subproductos o residuos agrícolas como materia prima.

Combustibles alternativos

Hidrógeno

Es el elemento químico más sencillo y uno de los más abundantes en la naturaleza, pero solo es combustible produciendo calor y vapor de agua, cuando se obtiene puro en forma gaseosa y en contacto con oxígeno. En el campo puede obtenerse hidrógeno de forma abundante y asequible a partir de agua o de materia orgánica residual. El hidrógeno puro se puede obtener mediante electrolisis a partir del agua, aportando energía eléctrica y sumergiendo dos electrodos, en el electrodo positivo se desprende el oxígeno y en el negativo el hidrógeno. Una vez obtenido se requiere de una tecnología adecuada para purificar y almacenar convenientemente el gas a presión.

Se puede utilizar como fuente de energía en motores de combustión interna (encendido por chispa) y en motores eléctricos.

Biogás

Es una mezcla de diferentes gases entre los que se impone el metano producido por bacterias que descomponen la materia orgánica en ambientes sin oxígeno. Se obtiene en recipientes herméticos con residuos agrícolas y ganaderos (cultivos energéticos, residuos vegetales, estiércoles y purines), proporcionando un sustrato adecuado, donde la relación entre carbono y nitrógeno debe ser menor de 30/1, y se mantenga una humedad superior al 80% y una temperatura de unos 40 ºC, generalmente quemando una parte del biogás obtenido. El gas que producen las bacterias se almacena en el mismo recipiente o en otro auxiliar, además se genera un efluente estabilizado e higienizado que puede utilizarse como fertilizante en la propia explotación. Antes de aprovecharlo como combustible, el biogás se suele filtrar y depurar para eliminar el CO2 y los sulfuros corrosivos.

En los motores agrícolas la ignición aire-biogás dentro de la cámara de combustión necesita de un sistema de encendido por chispa, sirve para alimentar motores de gasolina y requiere de modificaciones o doble combustible (gasóleo/biogás, biodiésel/biogás) en motores diésel.

Bioaceite

Combustible líquido que procede de compuestos grasos de origen orgánico que se transforman en aceites. Los cultivos oleaginosos, cuyas semillas pueden contener hasta un 45% de aceite permiten obtenerlo en abundancia y de manera asequible en la propia explotación agraria, mediante prensado o extrusión, además se obtiene como subproducto una torta, compuesta por el resto de la semilla que se puede utilizar como alimento para el ganado.

La viscosidad del biodiésel es 16 veces mayor que la del gasóleo, es necesario por tanto reducir esa viscosidad modificando por ejemplo los circuitos de combustible de los motores agrícolas, de manera que precalienten el bioaceite o convertirlo en biodiésel mediante esterificación con un alcohol y utilizar materiales resistentes en los circuitos  que entran en contacto con este (filtros, conducciones, juntas…).

Etiquetas: , ,

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.