El Pivot lateral o de avance frontal

Publicado el 11 de diciembre del 2015 en la categoría Pivotes de riego

pivot de avance frontal

En este artículo vamos a tratar de identificar en qué situaciones el riego mediante un Pivot lineal aporta una serie de ventajas que no se alcanzan con otros métodos de riego. Estudiaremos los diferentes retos y escenarios más habituales que afrontan los agricultores en la producción de cultivos y cuándo eligen el riego mediante Pivot lateral.

Cuándo usar el Pivot lateral

Siempre que se esté utilizando tubería superficial de aluminio con aspersores para el riego de los cultivos. Los costes de trabajo pueden reducirse hasta en un 90% y se consigue así eliminar prácticamente la compactación del suelo por el tránsito peatonal necesario para el montaje y el desmontaje de la tubería de la cobertura durante el proceso productivo. Además, la aplicación de riego por aspersión lineal puede diseñarse con más precisión bajo condiciones de viento o suelos difíciles.

Siempre que el tiempo y la uniformidad de aplicación de agua y fertilizantes sean determinantes en el rendimiento y la calidad del cultivo. Ciertos cultivos como: zanahorias, patatas, remolacha, cebollas, ajos, tomates, algodón y alfalfa, generan un mayor rendimiento y calidad si existen aplicaciones uniformes (en el momento y con las cantidades idóneas que el cultivo precisa en cada fase de su ciclo de desarrollo).

Siempre que el agua sea un recurso limitado y/o caro, y en aquellos casos en los que las tasas de aplicación deben estar en equilibrio con las tasas de admisión del suelo y los cultivos, para evitar la escorrentía. Mejorar la uniformidad de riego reduce la mano de obra, los gastos energéticos y el consumo de agua, al tiempo que evita la escorrentía. El rendimiento de los cultivos se maximiza, porque se aplican las cantidades precisas de agua en el momento en que resultan más efectivas. La eficiencia en la aplicación de agua se puede optimizar más incluso en aquellas explotaciones en las que se utilizan boquillas para una menor dispersión por viento, tubos de goteo, calcetines u otras opciones especiales en el paquete de aspersión.

Siempre que el suelo sea muy arenoso o demasiado pesado para que se utilicen otros métodos de riego. En los suelos ligeros y pesados se puede regar con la frecuencia (sincronización) y profundidad adecuada para optimizar la calidad y el rendimiento del cultivo, mientras que en los suelos arenosos se evita la pérdida por lixiviación y en suelos arcillosos, se previene la escorrentía.

Siempre que la humedad del suelo sea un problema, por ejemplo, en la época de siembra o también inmediatamente antes de la cosecha. Con una aplicación rápida de 6-12 mm/h. de agua sobre el campo se evita la formación de costras y la germinación también mejora. El Pivot lateral permite una mejor aplicación de herbicidas en el suelo. Las condiciones de humedad del suelo pueden mejorarse antes de efectuar las labores de arado. Se puede programar un riego final para crear unas condiciones ideales de cosecha, para facilitar la recolección (la excavación de las raíces de los cultivos) o ayudar en el laboreo del terreno.

Etiquetas: ,

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.