Instalación de depósitos enterrados

Publicado el 2 de diciembre del 2015 en la categoría Tecnología del riego

depósitos enterrados

Depósitos fabricados en poliéster para permitir el almacenamiento de líquidos (agua potable, agua de lluvia, carburantes, soluciones fertilizantes…), con resinas especiales en función del producto a almacenar. Permiten instalarse enterrados (sin limitaciones acerca del suelo donde pueden ser enterrados), para disponer de reservas en las explotaciones sin ocupar espacio, garantizando una gran durabilidad, gracias a su estabilidad y resistencia.

Estas cisternas deben enterrarse lo más cerca posible del lugar de uso, alejadas del paso de cargas circulantes o estáticas y deben resultar accesibles para facilitar su mantenimiento. Las conducciones de entrada a la cuba deben tener una pendiente de entre el 1% y el 3%.

Antes de proceder a la excavación, se recomienda apartar la tierra vegetal extraída a una zona reservada.

Las dimensiones de la excavación deben permitir introducir los depósitos enterrados sin que entren en contacto con las paredes antes de su relleno.

Normas para la instalación de depósitos enterrados

  1. Las dimensiones laterales de la excavación deben tener como mínimo 20 centímetros más que el perímetro exterior de la cisterna.
  2. El fondo de la excavación tiene que ser horizontal y liso y debe recubrirse con una capa de al menos 20 centímetros de arena estabilizada mezclada con cemento, en una proporción de 1 m3 de arena por 200 kilos de cemento y después, ser compactado para que la cuba no descanse sobre zonas inestables. Cuando el suelo sea arcilloso, impermeable, o de un nivel freático elevado, el fondo debe recubrirse de al menos 30 centímetros de arena estabilizada mezclada con cemento. Si se instalan varios depósitos enterrados conectados entre sí, se debe construir un mallazo armado en el fondo de la excavación.
  3. Colocar el depósito en el fondo de la excavación totalmente horizontal sobre la cama de arena estabilizada, teniendo en cuenta el sentido de flujo de entrada y de salida.
  4. Rellenar los laterales mediante arena estabilizada (libre de elementos punzantes o cortantes), simétricamente y en capas sucesivas, hasta la parte inferior de los tubos de entrada y salida.
  5. Los equipos deben quedar instalados a nivel de suelo, con las tapas de acceso accesibles y aparentes.

En algunos casos, son necesarias precauciones especiales para colocar las cisternas enterradas:

  • De existir paso de vehículos, deberá instalarse una losa superior de repartición de cargas, previo relleno de arena estabilizada para evitar la compresión.
  • Si el subsuelo es impermeable o rocoso, será indispensable una obra complementaria para la estabilización, contención, revestimiento en hormigón ligero, etc., a definir por el instalador.
  • Cuando puede haber presencia de agua subterránea o riadas, convendrá construir una solera de hormigón armado con anclajes.
  • Si el terreno tiene pendiente o no es estable, puede ser necesario un muro de contención o en su lugar realizar una instalación semienterrada.

Etiquetas:

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.