Optimizar la producción de cultivos (II)

Publicado el 28 de octubre del 2015 en la categoría Pivotes de riego

optimizar la producción de cultivos

Continuamos con las cuestiones planteadas en el artículo anterior para asegurar un riego efectivo y conseguir el mejoramiento de cultivos.

¿Cuánta agua demandan mis cultivos en las distintas etapas de crecimiento de la temporada?

La necesidad de humedad, por ejemplo en trigo y soja, comienza con tasas relativamente bajas a principios de mayo, pero a medida que aumenta el crecimiento vegetativo, lo mismo ocurre con la demanda diaria de agua.

La demanda de agua puede oscilar de 6 a 9 mm por día, en función de las condiciones existentes de evapotranspiración, temperatura máxima del aire y velocidad del viento. Los agricultores tienen acceso a la red de información climática de estaciones meteorológicas que proporcionan información sobre la climatología prevista y la necesidad de agua de los cultivos. Esto es útil en la predicción de las necesidades de riego.

¿Cuál es la mejor manera de comprobar los niveles de humedad del suelo en mi campo?

Cuando los cultivos están creciendo, los regantes deben vigilar periódicamente la humedad del suelo en los campos para garantizar los niveles de humedad y evitar que disminuya por debajo del punto de agotamiento seguro. Hay varios instrumentos para controlar la humedad del suelo. Una manera simple es utilizar tensiómetros o sensores de humedad.

Una buena forma de empezar, es comprobar la humedad del suelo en los campos el día después de haber regado, para conocer cómo se sitúan los suelos a capacidad de campo. Después, conocer cómo se sienten los suelos al 75 y el 50 por ciento de capacidad de campo. Esto supone un poco de tiempo y práctica, pero en realidad puede ser una manera eficaz, fácil y barata para comprobar la humedad del suelo sobre una base semanal.

Conclusiones sobre la gestión del agua para optimizar la producción

  • Por lo menos una vez por semana, comprobar la humedad del suelo en cada campo.
  • Conocer la cantidad de agua que cada cultivo está usando a diario durante la temporada de crecimiento.
  • Estimar el número de días de agua disponible del terreno con base a los niveles de humedad del suelo y a la necesidad de agua de los cultivos.
  • Determinar cuándo es necesario el siguiente riego y la cantidad de agua que se debe aplicar.
  • Tener en cuenta el tiempo necesario para aplicar el agua y estimar la aplicación neta de agua.

En resumen, el riego debe ser gestionado para mantener la humedad del suelo entre el 60 y el 100 % de la capacidad de campo durante toda la temporada de crecimiento en los 50 cm superiores del suelo. Para la mayoría de los cultivos, lo mejor es asegurar la zona de la raíz en la parte superior en los 100 cm de profundidad del suelo, con riego a capacidad de campo durante el crecimiento vegetativo, con el fin de garantizar suficiente agua disponible para el cultivo en el punto de máxima demanda. Regularmente, hay que hacer comprobaciones para asegurar que la humedad del suelo se mantenga entre la capacidad de campo y el punto de agotamiento seguro para lograr una producción óptima.

Etiquetas: , ,

También te puede interesar:

2 comentarios en “Optimizar la producción de cultivos (II)”

  1. Samuel dice:

    Producimos maíz con Pivotes Centrales. El agua viene directa de las bombas de pozo. Tenemos mucha variación de presión en los pivotes, en la misma máquina hay casos donde la presión en el primer tramo es de 20 PSI pero al final de máquina baja hasta 7 PSI. ¿Cómo podríamos corregir esto?

  2. Traxco dice:

    La pérdida de presión en la máquina, se genera en función del diámetro de la tubería, el caudal y el desnivel desfavorable. Si estos factores no pueden mejorar, ayudaría realizar un nuevo cálculo de carta de aspersión incluyendo reguladores de presión en todos los emisores.

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.