Optimizar la producción de cultivos (I)

Publicado el 22 de octubre del 2015 en la categoría Pivotes de riego

gestión del agua para producir cultivos

El agua es elemento limitante en la producción de cultivos de regadío y hay muchos agricultores que tienden a regar poco sus cultivos, limitando el rendimiento.
A menudo, las principales razones para reducir el riego son simplemente no comprobar con cierta frecuencia la humedad de los suelos y poner en marcha el sistema de riego demasiado tarde.

Obtener el máximo rendimiento de la instalación o del sistema de riego requiere plantearse las siguientes cuestiones sobre las necesidades de agua:

¿Cuánta agua puede aplicar mi sistema de riego?

En primer lugar, necesita conocer el agua que puede aplicar con su sistema de riego. La mayoría de los campos de regadío de cultivo extensivo se riegan con sistemas de riego por aspersión mediante pivote y necesitamos disponer de un cuadro de pluviometría que nos facilite los milímetros de lámina de agua por metro cuadrado que aplica nuestro sistema Pivot dependiendo del tanto por ciento de velocidad.

Normalmente, los sistemas pivot de baja presión con reguladores, aplican el agua con una eficiencia del 80%-85%, en función de factores ambientales como la temperatura del aire y la velocidad del viento, mientras que los sistemas pivot de alta presión con boquillas de impacto, suelen tener una eficiencia de aplicación del agua del 75%.

Como ejemplo, un pivote de baja presión con un caudal de 204 m3/hora que hace un círculo completo en 48 horas, tiene una tasa de aplicación de agua bruta de 14,6 mm, pero la tasa de aplicación neta al 80% de eficiencia, sólo es 11,6 mm.

Un error común cometido por los regantes es no estimar el agua neta almacenada en el suelo. Además, si un pivote sólo puede aplicar seis milímetros de agua por día, el sistema de riego no será capaz de cubrir las necesidades de agua durante los períodos de máxima demanda. Muchos cultivos utilizan ocho milímetros de agua al día en los momentos de máxima demanda.

¿Cuál es la capacidad de retención de agua del suelo en mi campo?

La capacidad de retención de agua del suelo varía sustancialmente según el tipo de suelo. Los suelos arenosos tienen una capacidad de retención de agua limitada, mientras que los suelos franco arcillosos permiten una mayor capacidad de retención de agua.

El total de agua disponible en el suelo es la cantidad total de agua que el suelo puede retener, también llamada capacidad de campo. Cuando los cultivos están tomando agua, la cantidad de agua disponible se reduce, mientras esto ocurre, el resto del agua del suelo se mantiene con más fuerza dentro de los poros del suelo y las plantas deben trabajar cada vez más para tomar el agua restante del terreno.

El agua disponible de forma inmediata es aquella que los cultivos pueden absorber fácilmente. Una vez utilizada este agua, los cultivos empiezan a sufrir, marchitándose durante el día, lo que genera pérdidas de producción.

Hay dos términos que los regantes deben saber y deben entender, la capacidad de campo y el punto de agotamiento seguro. Capacidad de campo es la cantidad total de agua que puede retener el suelo. Punto de agotamiento seguro es la cantidad de agua que se puede utilizar de forma segura por los cultivos sin pérdida de rendimiento. Una vez se ha alcanzado este punto, es el momento de regar el suelo de nuevo a capacidad de campo.

Los cultivos anuales como el trigo y la soja, profundizan sus raíces alrededor de 90 a 100 cm y precisan tener la humedad a los 100 cm en el momento de formación del grano en los cereales o de la floración en la soja. En ese momento, los cultivos requieren el 70 % de las necesidades de agua en la profundidad de 0 a 50 cm y el 30 % de las necesidades de agua en la profundidad de 50 a 100 cm. Para evitar la pérdida de rendimiento en la mayoría de los cultivos, en el momento en que el agua disponible en los 50 cm superiores del suelo, baja al 30 o 40 % de disponibilidad se requiere de riego para aumentar la humedad del suelo de nuevo a capacidad de campo.

Quedan por plantarse las siguientes cuestiones: ¿Cuánta agua demandan mis cultivos en las distintas etapas de crecimiento a lo largo de la temporada de cultivo? y ¿cuál es la mejor manera de comprobar los niveles de humedad del suelo en mi campo?

Etiquetas: , ,

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.