Los vegetales tienen sentidos

Publicado el 11 de marzo del 2011 en la categoría Noticias agrícolas

Vista, oido, olfato, gusto y tacto en las plantas

El gran avance conseguido en los últimos años en el campo de la bioquímica vegetal y en el de la genética, ha permitido que los científicos puedan añadir o acallar genes a través de las técnicas científicas más novedosas, descubriendo efectos muy sorprendentes y revelaciones interesantes.

Ciertos científicos del Instituto Leloir, ubicado en Buenos Aires (Argentina), han descubierto que las plantas y vegetales necesitan ver que hay sol para aprovechar los rayos solares y así llegar a desarrollarse. Alcanzaron estas conclusiones al observar el comportamiento y la reacción de una planta herbácea del género arabidopsis después de anular sus fitocromos, que son los sensores que absorben la energía lumínica (la luz roja). La planta, aunque seguía expuesta a los rayos del sol, no llegaba a germinar porque estaba ciega. Como no era consciente de la existencia de luz, no podía emplearla para la fotosíntesis. Las plantas utilizan sus fitocromos también para percibir la intensidad de la luz y para identificar si están en una posición que es desfavorable para aprovechar los rayos. Si se encuentran rodeadas de otras plantas, tratarán de alargar sus tallos para alcanzar la posición más favorable a una mayor altura.

Los cinco sentidos de los vegetales

Vista

Las plantas pueden captar partículas de energía luminosa (fotones) gracias a unas proteínas sensibles a la luz. Estas proteínas son sensibles a todo el espectro de ondas luminosas visibles, al igual que las células de la retina humana. Son capaces de captar las longitudes y otras ondas que nosotros no somos capaces de ver. Gracias a esto, ajustan su desarrollo y optimizan su crecimiento captando aspectos tan diversos de la luz como: la intensidad, la calidad, la dirección y la periodicidad.

Olfato

Algunas investigaciones han concluido que las plantas pueden captar los compuestos que forman el humo, deteniendo la germinación cuando ocurre un incendio, e iniciando su reforestación al desaparecer el fuego. Las especies que se agrupan formando ecosistemas también son capaces de advertir de que un depredador las está devorando, mediante la emisión de señales químicas a las demás plantas. Los vegetales reaccionan preparándose para el ataque y generando defensas que repelen a los insectos o que atraen a otros depredadores para que les ataquen.

Tacto

Los vegetales emplean su sentido del tacto para luchar contra la fuerza del viento, que puede dañar su follaje. Por ejemplo, cuando una plantación de maíz está expuesta a constantes rachas de viento, la producción desciende un 30-40% porque emplean gran cantidad de energía en hacerse más resistentes contra el viento. La mimosa púdica es una planta característica por su reacción al tacto plegando sus hojas. Tiene una reacción defensiva ante posibles predadores.

Gusto

Las plantas utilizan este sentido tanto para su defensa como para el ataque.

En el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, han descubierto que algunas plantas pueden detectar en sus hojas la presencia de la cuncuna, y desencadenar un mecanismo defensivo. Las hojas detectan una sustancia en la saliva del insecto llamada volicitina, y en respuesta segregan compuestos volátiles (índoles y terpenos), que se esparcen por el aire y atraen un parásito femenino que viene en su ayuda y deposita sus huevos sobre la superficie de la cuncuna. Cuando éstos eclosionan y crecen las larvas, matan a la cuncuna y les sirve de alimento.

Oído

Es un hecho que  el sonido induce a los vegetales a la producción de ácido giberélico, y debido a ello se incrementa el crecimiento y favorece la germinación. Se sabe que el ácido giberélico se sintetiza en las hojas de las plantas, por lo que parece lógico pensar que allí estarían los receptores para el sonido.

Etiquetas:

También te puede interesar:

Un comentario en “Los vegetales tienen sentidos”

  1. César dice:

    Sorprendente… Estas investigaciones nos muestran que las plantas son seres vivos muy evolucionados. Falta mucho que investigar sobre los efectos de los metabolitos secundarios de las plantas, que intervienen en la relación de la planta con su ambiente. Seguramente, de aquí saldrá la cura de miles de enfermedades: cáncer, sida, etc…

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.