Siembra directa

Publicado el 13 de marzo del 2013 en la categoría Labores del campo

siembra directa en maíz

Es conocida como la práctica agronómica dentro de la agricultura de conservación en la que no se efectúan labores, para los cultivos anuales.

Como mínimo el 30% de la superficie debe estar protegida por los restos vegetales. En cuanto a la siembra, se utiliza maquinaria apta para sembrar sobre los restos vegetales del cultivo anterior.

Con la siembra directa se pueden aminorar los consumos de combustible hasta en un 50%, y con ello ahorrar unos 70 euros por hectárea, para una rotación de cultivos típica.

Recomendaciones para la siembra directa

Resulta imprescindible para el éxito de la implantación de la siembra directa, que se realice correctamente la gestión de los restos vegetales, así como una adecuada distribución de la paja sobre el suelo. En la mayoría de los casos, para conseguirlo se recomienda realizar el picado y esparcido de la paja. La forma más económica y eficaz para realizarlo es ejecutarlo durante la recolección, con complementos instalados en la propia cosechadora.

Hasta la fecha de siembra se deberán aplicar herbicidas no residuales que mantengan el suelo libre de flora adventicia, antes de que la vegetación se desarrolle demasiado.

En determinadas circunstancias se recomienda utilizar un herbicida total (contacto o tras locación) mezclado con otro herbicida de acción residual y aplicar la mezcla antes o inmediatamente después de la siembra. Muchos de los cultivos necesitarán para el control de gramíneas autóctonas (hoja estrecha) y plantas dicotiledóneas (hoja ancha), otra aplicación en postemergencia.

Es recomendable realizar la fertirrigación de forma localizada, sin excluir otras como aquellas que se realizan de una sola implantación y no coincidentes con el momento de la siembra.

Maquinaria específica para la implantación y desarrollo

En siembra directa, la cosecha del cultivo es determinante para la correcta implantación del próximo cultivo. Por este motivo, al cosechar al final de la campaña agrícola y para evitar que pueda haber fallos en la siembra por exceso de paja en determinados puntos, se deben distribuir de forma uniforme los restos vegetales por la superficie del suelo. El esparcido de la paja puede realizarse colocando en la cosechadora un dispositivo esparcidor. Puede ser recomendable realizar un picado previo de la paja, y para ello también existen dispositivos picadores que se pueden colocar en la cosechadora.

Para el laboreo convencional se utilizan unas sembradoras diferentes a las de siembra directa. En cultivos de agricultura de conservación, el tren de siembra dispone de varios dispositivos para el adecuado alojamiento de la semilla en el suelo ya que la siembra se realiza sobre un suelo cubierto de restos vegetales. De forma genérica, una sembradora de siembra directa cuenta con:

  • Un elemento constituido por discos que separa y corta los restos vegetales.
  • Un dispositivo que ejerce el corte en sentido vertical ascendente y abre surcos con discos simples o dobles inclinados con respecto a la superficie del suelo y a la dirección de avance, o con rejas que actúan sobre el suelo.
  • Ruedas compactadoras para cubrir el surco de siembra al final del tren de siembra.

Etiquetas: , ,

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.