Hidroválvulas para Sistemas Pivot

Publicado el 1 de marzo del 2016 en la categoría Pivotes de riego

válvula de cierre sin presión

En las automatizaciones de riego por aspersión se emplean electroválvulas (válvulas hidráulicas de membrana comandadas por solenoides) para abrir y cerrar las conducciones o los emisores.

Las válvulas de membrana o de diafragma que se encuentran en el mercado, exigen un mínimo de presión en la cámara superior para poder ejercer la fuerza necesaria en el disco de cierre.
Normalmente necesitan 0,9 Bar como mínimo, o 0,4 Bar en aquellos casos más favorables, con diafragmas especiales de baja presión. Cuando la presión cae por debajo de la presión exigida, las válvulas no pueden cerrar por completo, lo que supone un problema.

Cierre de las hidroválvulas en ausencia de presión

Las hidroválvulas especiales para Pivot cierran el riego o el fertirriego incluso cuando no hay presión en el sistema.

Las hidroválvulas especiales para Pivot garantizan un cierre perfecto en total ausencia de presión. Ideales para Pivots e instalaciones hidráulicas presurizadas mediante bombeo, donde una vez terminado el ciclo de funcionamiento, se desconectan las bombas y la instalación pierde por completo la presión.

En sistemas como los hipódromos que trabajan con doble carta de aspersión, una carta para cuando se desplazan como lineal regando una parcela rectangular (las medidas de las boquillas son todas iguales) y otra para cuando riegan un sector semicircular (las medidas de las boquillas van de menor a mayor desde el punto pivotante hasta el final de la máquina), al terminar por ejemplo la función de riego lineal, la bomba de elevación de presión se desconecta, desapareciendo la presión en la máquina, pero la carta de aspersión debe cerrarse en su totalidad ya estuviera regando o aplicando fertilizantes. En este caso, las válvulas especiales para Pivot garantizan el cierre de todos los emisores aunque no haya presión en la máquina. Cuando el hipódromo está posicionado para iniciar el riego como pivot circular, la bomba elevadora de presión se pone en marcha de nuevo y las válvulas de dicha carta abren los emisores para regar en modo circular.

En sistemas de nebulización o de aplicación de herbicidas o fitosanitarios, al terminar la aplicación, la instalación apaga la bomba encargada de elevar la presión y desaparece entonces la presión en línea. Con la instalación de estas hidroválvulas que actúan como válvulas anti-goteo, se garantiza el cierre perfecto de los emisores incluso sin presión, evitando el derroche de agua o productos y la saturación en esa zona.

Estas hidroválvulas especiales que cierran sin presión, están fabricadas en Nylon 33% F.V. con gomas en EPDM y partes metálicas en acero inoxidable, concluyendo en un producto fiable de alta tolerancia a productos químicos y por lo tanto muy resistente a la corrosión.

Etiquetas: ,

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.