Cereales de invierno para rotar

Publicado el 13 de diciembre del 2019 en la categoría Pivotes de riego

cereales de invierno

El riego de Pivote central es el principal método de riego para la producción agrícola en muchas partes de Sudáfrica. Existe una gran diversidad de cultivos, como los cereales de invierno, dentro de las principales distribuciones de riego de este país.

El agua de riego en Sudáfrica se suele mantener almacenada en presas. Junto a un suministro que se controla mediante sistemas de canales para cada explotación.

Este agua almacenada procede de la escorrentía acumulada en pequeños embalses y del agua de los ríos y sirve de suministro a sistemas de riego variados: tuberías móviles y aspersores, sistemas enterrados, manguera de arrastre y Pivotes centrales de riego pequeños.

Cereales de invierno bajo Pivot

Los diferentes cultivos que se encuentran bajo Pivot incluyen: maíz, trigo, cebada, leguminosas, patatas, girasol, soja, frutos secos, diversos pastos, alfalfa, coles, uvas, manzanas, otras frutas…

Los beneficios obtenidos de los ingresos agrícolas procedentes del maíz, el trigo, la cebada, las leguminosas y la alfalfa son inferiores en comparación a los obtenidos con los frutos secos, las coles, las patatas y las uvas. El agricultor tiene muchas opciones disponibles para elegir qué cultivos rotar con los cereales de invierno.

Rotación de cultivos

Debe compararse el margen bruto de cada cultivo en una rotación planificada para ver si los costos de los insumos durante varios ciclos tienen sentido económico. Durante muchas temporadas, se ha seguido una rotación continua de maíz y trigo o cebada. La producción de cebada como cultivo comercial de invierno, está determinada en gran medida por el volumen de suministro a empresas cerveceras.

Los residuos de las plantas entre cada cultivo, ya sea maíz o trigo, habitualmente se queman después de la cosecha. Seguidamente, se realiza la pulverización de malezas y la siembra. Esta práctica elimina más de 100 Kgs. de potasio al año de los suelos.

Los tests de suelo muestran que se requiere una mayor cantidad de potasio para el próximo cultivo para compensar esta pérdida. El aumento de potasio, aunque es un componente muy costoso de los fertilizantes, reduce la tendencia del maíz a romperse antes de la cosecha. Los resultados aumentan de 1,5 a 2 toneladas por hectárea en los rendimientos de maíz junto con la cantidad correcta y el adecuado nitrógeno aplicado.

En una misma zona con Pivot de riego, se han obtenido rendimientos de maíz de 14,5 toneladas por Ha y rendimientos de trigo de 8 a 10 Tn/ha en un año de producción.

Los agricultores con sistema de riego por Pivote central comenzaron a introducir la labranza mínima en diferentes rotaciones hace más de 20 años. Algunos agricultores han dejado recientemente de quemar los rastrojos de trigo. La rotación de la soja y el maíz es común dentro de un ambiente de labranza mínima bien administrado. La gestión de los residuos de las plantas difiere según el clima, la profundidad y la calidad de la labranza y el humus que se da con el tiempo en suelos bien gestionados.

Etiquetas: , ,

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies