Agricultura autónoma con Pivotes de riego

Publicado el 9 de agosto del 2019 en la categoría Pivotes de riego

agricultura autónoma

Con más de 6,72 millones de hectáreas regadas mediante sistemas por Pivot central, Nebraska está estructurada para aprovechar este sistema, que se utilizará para algo más que el riego en el futuro.

Durante años se ha venido hablando del futuro de la agricultura. A finales de la década de 1960, se hicieron predicciones sobre la agricultura en el año 2000 que ahora resultan ridículas.

Mientras se hablaba sobre maquinaria autónoma, la agricultura, por no decir toda la sociedad en su conjunto, se ha vuelto autónoma sin darnos cuenta y no solo nos referimos a coches sin conductor en Silicon Valley o a robots que matan la maleza en Europa.

En 2018, un conocido fabricante de Pivots organizó una cumbre tecnológica a la que asistieron miembros de los medios de comunicación agrícola, así como empresas de tecnología agrícola y profesionales del sector procedentes de Estados Unidos e Israel. En aquel momento, ya se habló sobre el potencial del Pivote central para ser usado con fines más allá del riego.

Esa cumbre terminó con una asociación entre el fabricante de Pivots americano y una compañía con sede en Israel, con el objetivo de convertir el Pivote central en un sistema de riego autónomo que permita gestionar los cultivos.

En Nebraska, el futuro de la agricultura autónoma debería ser brillante, siempre que los agricultores estén dispuestos a adoptar y usar la tecnología. Nebraska es la zona con más sistemas de riego Pivot de todo el mundo, cifra que aumenta cada año.

Estos avances tecnológicos en el Pivot se refieren a la detección de anomalías y en el futuro incluirán la optimización del riego utilizando el índice de estrés hídrico del cultivo y el control de plagas y enfermedades. Hay muchas formas de que el Pivote central pueda usarse para la agricultura autónoma.

La mayoría de las decisiones están impulsadas por los productores y no son totalmente autónomas, pero muchos agricultores en Nebraska han utilizado la telemetría para su propio beneficio, pudiendo por ejemplo, apagar el Pivot de forma remota durante una tormenta de verano.

No solo se genera un impacto positivo en la producción de cultivos. Los Pivotes a menudo se usan con una valla pivotante, un sistema de cercado portátil que permite una forma de pastoreo semiautónomo.

El Pivot se usa normalmente para la fertirrigación y quimigación y algunas investigaciones incluso están estudiando el uso de estas máquinas con sensores de follaje del cultivo e imágenes aéreas para el riego de tasa variable y para el nitrógeno de tasa variable en temporada.

Estas investigaciones también han valorado el potencial de las redes de sensores para comunicarse con el Pivot y ajustar la programación del riego y las prescripciones de riego de tasa variable durante la temporada.

El desafío de alcanzar un sistema de riego autónomo es conectar el proceso desde los datos recopilados hasta la aplicación real de las decisiones tomadas. Una vez que se llegue a establecer esta conexión, la plena autonomía tendrá mucha utilidad para el agricultor.

La adaptación a la agricultura autónoma como ocurre con cualquier tecnología, probablemente será un proceso gradual. Sin embargo, con el potencial de mejorar el retorno de la inversión y ahorrar agua, insumos y tiempo, puede haber una curva de adaptación más pronunciada de lo habitual.

Etiquetas: ,

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies