Innovaciones para cultivos en el desierto

Publicado el 14 de agosto del 2019 en la categoría Noticias agrícolas

cultivos en el desierto

El cambio climático está acelerando la pérdida de terreno agrícola y perjudicando a la agricultura en zonas áridas y semi-áridas. La única forma de mantener la producción en estos lugares es mediante nuevas tecnologías avanzadas que garanticen el éxito de los cultivos en el desierto. En el desierto al sur de Australia, un diseñador británico de invernaderos ha puesto en marcha con éxito una explotación de veinte hectáreas de cultivo de tomates, desarrollando un sistema autosuficiente a pesar de las extremas condiciones de cultivo existentes en la zona.

La instalación obtiene energía de una torre solar en la que 23.000 espejos concentran la luz del sol en un tubo absorbente que transforma la radiación en calor para la producción de vapor de agua, al tiempo que alimenta una turbina. La corriente producida sirve para calentar e iluminar los invernaderos, para bombear agua desde el océano Indico a cinco kilómetros de distancia y para hacer funcionar una estación de desalinización.

Los tomates crecen en un sustrato de fibra de coco (producto ecológico y sostenible) en cultivo hidropónico. La duración de este sustrato es para seis cultivos. Este cultivo hidropónico no precisa de trabajar los suelos, no requiere fumigar y no quedan residuos que afecten al tomate. Además, no hay que esperar entre un cultivo y otro, terminado uno se puede plantar de nuevo a los 4 días. El cultivo sobre este sustrato proporciona más rendimiento que en el suelo, ya que se puede sacar un racimo más al cultivo al hacer el trasplante a los 4 días de arrancar las plantas anteriores en lugar de esperar 15 días y aumentan considerablemente los kilos por hectárea.

Ventajas del sustrato de fibra de coco

  • Tiene gran capacidad de retención de agua. Sus fibras se comportan como esponjas y las plantas pueden aguantar más tiempo sin regarse.
  • Buen equilibrio entre retención de agua y capacidad de aireación, con lo que se evitan enfermedades y hongos en las raíces por exceso de humedad.
  • El pH de este producto oscila entre 5,5 y 6,5, rango que resulta apropiado para las plantas.
  • El sustrato de coco, al contrario que las turbas, absorbe muy rápidamente el agua cuando está seco.
  • Tiene capacidad de retener y liberar nutrientes, permitiendo un crecimiento más vigoroso de las plantas y raíces. Además, evita pérdidas por lixiviación y ejerce un efecto amortiguador si hay errores de abonado.

La producción de cultivos en el desierto y terrenos áridos en general, tiene como ventajas que el bajo nivel de enfermedades y plagas permite aplicar medidas fitosanitarias sencillas o introducir organismos auxiliares, así como en este caso, mayor facilidad para la evaporación de agua salada y el desherbado manual.

cultivo con fibra de coco

Etiquetas:

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.