Incorporar enmiendas al riego

Publicado el 7 de julio del 2022 en la categoría Labores del campo

enmiendas al riego

Con muy poca inversión en el cabezal de riego, el fertirriego permite aplicar fertilizantes, nutrientes e incorporar enmiendas al riego a través de la red. Se suministran agua y nutrientes al cultivo u otros productos incluso, para proteger las plantas o para tratar de modificar las propiedades físico-químicas del agua, del sustrato o del suelo.

Soluciones de yeso

Se pueden inyectar soluciones de yeso mediante los sistemas de riego por ejemplo, como fuente de calcio. Hay que utilizar siempre un yeso de calidad que tenga alta pureza y cuyo tamaño de partícula sea siempre inferior al recomendado para el buen funcionamiento de los emisores, de tal forma que estos no se taponen.

Dosis y aplicación

La dosis de inyección más segura con este producto debe ajustarse al objetivo de alcanzar una disolución de yeso en las conducciones de riego inferior a 2,2 gramos por litro. Con una dosificación de 1 kilo por metro cúbico de agua de riego se puede aplicar en un tiempo razonable una gran cantidad de yeso en la zona de la rizosfera de los árboles.

La aplicación de yeso mejora la estructura del suelo y la infiltración del agua de riego, reduciendo la erosión y la escorrentía, además de aportar los macronutrientes calcio y azufre.

Esta labor requiere un seguimiento y disponer de una bomba inyectora y de un depósito con agitador para mantener una cierta concentración de iones en la solución.

El yeso mejora la estructura y la fertilidad de los suelos arcillosos y limosos, principalmente aquellos que están muy erosionados o que han sido sometidos a una producción agrícola intensiva. También mejora los suelos sódicos reemplazando el sodio por calcio. La tierra de textura fina con contenido de sodio, presenta una estructura inestable que limita el intercambio gaseoso y la infiltración del agua de riego. Estos efectos se pueden reducir aplicando enmiendas al riego de materia orgánica y yeso.

Por lo tanto, la técnica del enyesado, sobre todo en plantaciones de frutales con suelos limitantes, mejora la rizosfera del árbol. Sin embargo, a causa de la dificultad de aplicación, se está realizando poco en frutales intensivos con riego localizado. Además, resulta menos eficaz a corto plazo cuando se aplica en superficie porque limita su penetración y por tanto, su efecto esperado en la zona radicular.

Etiquetas: ,

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies