Cultivo y riego del espárrago

Publicado el 8 de octubre del 2015 en la categoría Tecnología del riego

cultivo de espárragos

La producción de espárrago se caracteriza por la frecuente aplicación de agua y de fertilizantes, que junto con unas condiciones climatológicas adecuadas favorecen un desarrollo vigoroso de la planta.

El cultivo de espárrago es productivo durante 10 o 12 años y alcanza el máximo de producción a partir de los cuatro o cinco años dependiendo del tamaño de las arañas o coronas utilizadas en la siembra. El suelo debe ser de textura liviana para favorecer la formación de los turiones o tallos de espárrago bajo tierra.

La corona o araña es la porción perenne de la planta y el tamaño de este órgano de inicio es muy importante, ya que incide directamente sobre el rendimiento, tanto en volumen como en distribución de calibres de la producción. Produce año tras año un número mayor de yemas, que dan origen a los turiones de tamaño comercial y el grosor de estos, queda definido en el primer año productivo para toda la vida útil de la esparraguera. Para el cultivo de espárrago verde, la inducción de las yemas está determinada por el aumento de temperatura del suelo, mientras que el crecimiento de los turiones depende de la temperatura del aire.

La semilla de espárrago tarda en germinar cuando el tiempo es frío

La siembra de coronas requiere de 3,5 kilos de semilla por hectárea, se efectúa en suelo plano con sembradora de precisión utilizando un marco de 0,70 metros entre hileras y 10 centímetros entre plantas y deben cubrirse con una capa de tierra de aproximadamente 5 centímetros (el aporte sucesivo de tierra debe efectuarse gradualmente). Entre la siembra y la emergencia de las plántulas, pasan 10 días con una temperatura óptima para su germinación de entre 24º y 30ºC. Por contra, con solo 15ºC tarda 24 días en emerger y con solo 10ºC de temperatura puede tardar 53 días.

Fertirriego y riego del espárrago

La cantidad de agua utilizada por el espárrago varía con la cantidad de follaje existente. El riego aumenta el crecimiento del follaje y con ello, su capacidad fotosintética incrementando el número de turiones y su tamaño. El cultivo de espárrago requiere en plantación mantener la humedad de sistema radicular, en desarrollo riegos a capacidad de campo aplicando entre 200 y 300 m3 por hectárea, y finalmente en recolección entre 30 y 40 m3 por hectárea, pero no tolera encharcamientos, por lo que el terreno debe ser permeable y con buena conductividad eléctrica.

Dependiendo del terreno de la zona productora, el espárrago demanda hasta 1ooo kilos de nitrógeno por hectárea. La aplicación de fertilizante tiene mayor efecto en la producción después de la cosecha, salvo en primavera que la aplicación de nitrógeno promueve el crecimiento de la raíz.

Etiquetas: ,

También te puede interesar:

3 comentarios en “Cultivo y riego del espárrago”

  1. Jonathan dice:

    Muy buenos artículos de riego y de gran utilidad.

  2. Alfredo Rubi dice:

    Puedo constatar que las aplicaciones de nitrógeno en el momento adecuado, son clave en el producción de espárrago.

  3. Uriel Gomez dice:

    ¿Qué humedad debe tener la semilla para poder ser plantada y tener una mayor probabilidad de germinar?

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.