Hamburguesa sin vaca

Publicado el 12 de julio del 2017 en la categoría Producción agrícola

hamburguesa sin vaca

Para la producción de carne se necesitan unas 25 kilocalorías de combustible fósil para producir una kilocaloría de proteína de carne y se requiere 100 veces más de agua para producir un kilogramo de proteína animal que un kilogramo de proteína de cereal. Asimismo, la administración de antibióticos en el ganado ha facilitado la aparición de bacterias resistentes a los mismos.

Con esta información y teniendo en cuenta que según la FAO en 2050 el consumo de alimentos se duplicará, la bioingeniería trabaja en la revolución de la carne sintética (una imitación perfecta de la hamburguesa de carne convencional, imposible de distinguir por el mejor paladar), con innovaciones de tipo alimentario como el pollo sintético, la carne picada y el beicon vegano, o las salchichas vegetarianas, para garantizar el abastecimiento y supervivencia en el planeta ante el ritmo actual del consumo.

Expresiones como “carne cultivada” o “hamburguesa sin vaca” son hoy una realidad. Los científicos han encontrado la fórmula perfecta de la carne de laboratorio de origen vegetal, hamburguesas que tienen el mismo sabor, el mismo olor, el mismo aspecto, la misma textura que las de vacuno. La hamburguesa sin vaca, colocada sobre la parrilla o la plancha caliente, es igual que la original, humea y crepita por la grasa que se derrite, huele a carne churruscada, a sangre, pero no lleva ni una cosa ni otra, tan solo extractos vegetales: aceite de coco, proteína de patata, espesante de maíz…

Por ejemplo, la sangre que no es de origen animal proviene de la leghemoglobina, una hemoproteína que está presente en los nódulos radiculares fijadores de nitrógeno de las leguminosas, en plantas como la soja y que contienen hemoglobina, elemento que confiere el color rojo de la carne.

Ingredientes vegetales que componen la hamburguesa sin vaca

  • Proteínas que provienen del trigo y de la patata, a la que se le eliminan los carbohidratos y el almidón y que ayudan a conseguir la textura de la carne picada.
  • Aroma a base de leghomoglobina que se halla en la raíz de muchas plantas. Tras ser fermentada y cocinada, acaba pareciéndose a la carne.
  • Textura y aspecto de carne picada a partir del maíz, se logra añadiendo goma xantana, espesante e ingrediente de unión procedente de la fermentación del almidón del maíz y de la planta konjac (que es originaria del sudeste de Asia).
  • La grasa, imprescindible en la carne pero en este caso, sin colesterol, procede de la proteína de la soja y del aceite de coco.

Otros ejemplos podrían ser: desarrollar clara de huevo sin gallinas, a partir del cultivo de células, leche con las mismas proteínas que la leche de vaca, sin necesidad de éstas, mediante levadura fermentada y con minerales de origen vegetal o pollo sintético compuesto por concentrado de proteína de soja.

Etiquetas: ,

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.