Fibra de coco para producir tomate

Publicado el 5 de septiembre del 2019 en la categoría Producción agrícola

fibra de coco

La producción en invernaderos, además de hacer más cómodas las labores, permite establecer las condiciones climáticas más adecuadas para cada cultivo y temporada (al margen de la climatología externa), un uso más eficiente de recursos como el riego y fertilización, mayor control de malezas y enfermedades y aumenta la producción y calidad del fruto. La fibra de coco para la producción de tomate en hidroponía bajo las condiciones de un invernadero es ideal tanto por productividad como por su baja densidad.
En el cultivo hidropónico todos los nutrientes y elementos esenciales para el desarrollo de cada planta se disuelven en el agua directamente, con el consiguiente ahorro de insumos y espacio y así produce más frutos de calidad en menos tiempo.

La fibra de coco es un material que se origina durante el desfibrado de la nuez del coco procedente del mesocarpio de la misma. Son fibras largas que se emplean para diversas actividades y un subproducto de mezcla de fibras más cortas y polvo con aspecto similar a la turba. México es uno de los países productores de este subproducto.

Propiedades de la fibra de coco

  • La fibra de coco presenta buenas propiedades físicas como sustrato de cultivo ya que tiene buena retención de agua y elevada porosidad.
  • No manifiesta la repelencia al agua que presentan otros materiales orgánicos.
  • Tiene un elevado contenido de potasio y muy bajo contenido de calcio.
  • Su degradación es lenta, por lo que puede utilizarse en varios ciclos de cultivo.

La fibra de coco usada o nueva garantiza unos rendimientos de entre 3,55 y 3,41 Kgs. por planta. El mayor rendimiento se obtiene con fibra de coco usada, aproximadamente 0,623 Kgs./ racimo, mientras que con fibra nueva se obtienen 0,590 Kgs./ racimo. Usar fibra de coco tiene importantes beneficios: no es necesario trabajar los suelos, no hay que fumigar y no quedan residuos que afecten al tomate. Además, no hay que esperar entre un cultivo y otro, finalizado un cultivo se puede plantar de nuevo a los 4 días.

El suelo agrícola se comporta como quiere ante la aplicación de potasio o boro, mientras que en hidroponía las cantidades que se aportan son exactamente las que la planta necesita, pero con mucho cuidado, porque no existe el colchón protector del suelo. Además, en el cultivo hidropónico, hay que mantener el riego en todo momento, si se prevén cortes de luz hay que disponer de un grupo electrógeno generador y prestar atención al posible taponado de un gotero, hay fertilizantes que precipitan, algunos microelementos pueden producir algas, etc.,  y un gotero obturado supone que la planta se deshidrate.

Etiquetas: ,

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.