Lisímetros de succión

Publicado el 27 de marzo del 2018 en la categoría Tecnología del riego

lisímetros de succión

La gestión correcta de la fertilización nitrogenada es fundamental en la agricultura, y como nutriente principal, está directamente relacionada con la cantidad y calidad de las producciones agrícolas.
Dados los cada vez más escasos márgenes de rentabilidad de los cultivos, hace falta aquilatar los costes de fertilizante y aminorar la contaminación por nitratos de aguas superficiales y subterráneas por las repercusiones medioambientales y también por la salud. Otra motivación muy importante para disminuir los aportes de nitratos que generalmente se aplican en dosis superiores a las necesarias, es el incremento de los precios de los fertilizantes.

Ajustar los aportes de nitrógeno en fertirrigación a lo largo de todo el ciclo del cultivo requiere de extracciones a profundidades no exploradas por las raíces del cultivo y para esta función se utilizan los lisímetros de succión y sus equipos auxiliares de servicio.

Los tubos para acceder a la solución de los suelos, también llamados lisímetros de succión, se utilizan para extraer muestras de agua del suelo en la zona de la raíz de los cultivos bajo riego que requieren fertirrigación. Permiten que el agricultor ajuste la cantidad y frecuencia en la aplicación de fertilizantes, obteniendo así mayor producción y de más alta calidad al tiempo que reduce al mínimo el gasto en fertilizantes y atenúa la lixiviación de nutrientes. En concreto, se utilizan para medir los niveles de nitrato, salinidad, electro conductividad u otros elementos asociados a la gestión del agua de riego.

Equipos auxiliares

El lisímetro requiere de dos elementos auxiliares:

  1. La bomba manual de vacio con manómetro que se utiliza para vaciar el lisímetro.
  2. La jeringa (equipo de extracción) para la extracción de la solución recogida del suelo.

Recomendaciones de uso de los lisímetros de succión

Han de colocarse a una profundidad de entre 15 y 20 centímetros (en función de donde se desarrolla la mayor parte del sistema radicular de la planta) y se deben dejar instalados durante todo el ciclo de cultivo. Conviene colocar varios por parcela para tener un mínimo de representatividad de las medidas.

Tras la finalización del riego, se deben dejar transcurrir 3 horas como mínimo antes de hacer el vacio para permitir que se estabilice la solución del suelo. Este intervalo de tiempo debe ser fijo para que los resultados sean comparables y la concentración de nitratos de las muestras recogidas se debe determinar lo antes posible.

Las muestras se tomarán cada 10 o 15 días para analizar la tendencia de la concentración de nitratos con el tiempo.

Etiquetas: ,

También te puede interesar:

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.