Sensor de humedad: vigilancia del suelo

Publicado el 27 de diciembre del 2012 en la categoría Productos nuevos

medidor de humedad en un cultivo de maíz

La gestión del agua en el riego es un elemento esencial en agricultura. Ingenieros agrónomos, productores y consultores de cultivos están todos de acuerdo en que la vigilancia de la humedad del suelo es un factor clave para la gestión del riego, que contribuye a maximizar la eficiencia del riego y a minimizar los costes.

Este control se puede realizar con sensores que emplean la resistencia eléctrica para medir el estado de humedad del suelo. Dado que el agua del suelo es un conductor eléctrico, la resistencia es menor cuando el suelo está húmedo y mayor cuando está seco. Los sensores se colocan en el suelo, a la altura de la raíz del cultivo.

Intercambian agua con el terreno circundante manteniéndose en equilibrio con él. Al secarse el terreno, el agua del sensor de humedad desaparece y aumenta la medida de resistencia. Esta resistencia viene expresada en centíbares de tensión del suelo, que es una gran fuerza física y un indicador directo de la dificultad con la que tiene que trabajar el sistema radicular de la planta para extraer el agua del suelo. Cuanto mayor es la tensión detectada, más seco está el terreno.

Los sensores de humedad Watermark pueden utilizarse en todo tipo de cultivos (especialmente en plantaciones de árboles y similares) y con el sistema de riego que se desee. Se adaptan a todo tipo de terrenos, incluso los más arcillosos. No requieren mantenimiento, por lo que pueden dejarse en el suelo durante largos períodos (están construidos en acero inoxidable y plásticos especiales) y además, no son sensibles al frío.

Funcionamiento del sensor de humedad

El sensor de humedad es fácil de instalar y usar. Está diseñado para soportar las circunstancias más adversas de estar al aire libre y preparado con conexiones que no requieren ajustes. Los datos pueden leerse sobre el terreno, descargarse en una memoria externa o directamente en un ordenador portátil. El equipo se puede complementar mediante un software con gráfico de agua que precisa tan solo unos minutos para su configuración y almacena automáticamente las lecturas del sensor. Las opciones de acceso remoto permiten visualizar los datos en distintas ubicaciones vía transmisión de radio o internet. La lectura puede ser personalizada incorporando características específicas del programa tales como la monitorización, el tipo y la ubicación del sensor, la frecuencia de lectura…

El sensor de humedad está compuesto por dos electrodos concéntricos insertados en un aglomerado especial que se sujeta con una membrana sintética, y está recubierto por una funda de acero inoxidable. Reduce la influencia de la salinidad en las lecturas gracias a un disco amortiguador. Su correcta instalación le permite responder rápidamente a los cambios de humedad del suelo.

El medidor electrónico Watermark permite visualizar las lecturas, conectando sus pinzas de cocodrilo a los cables de cada sensor de humedad. En un instante, percibe la resistencia entre los dos electrodos y traduce dicha lectura a la tensión de extracción de humedad del suelo expresada en centíbares.

Lecturas en centíbares  Textura del suelo
 0-10 Suelo saturado
10-30 Suelo con suficiente humedad
30-60 Margen normal para iniciar el riego
60-80 Margen normal para iniciar el riego en suelos muy arcillosos
Más de 80 El suelo se está secando peligrosamente

Un solo medidor sirve para la lectura de cualquier número de sensores.

Etiquetas: , ,

También te puede interesar:

3 comentarios en “Sensor de humedad: vigilancia del suelo”

  1. Ramón dice:

    ¿Cuántos sensores de humedad son necesarios para conocer el estado de humedad del terreno para un cultivo determinado? ¿Se pueden quitar y poner en distintas parcelas en un mismo periodo de riego?

  2. […] Debería ser referencia obligada la lectura de la humedad del suelo a la hora de decidir regar, así como el factor determinante para dar el riego por finalizado. […]

  3. Traxco dice:

    Dependerá de la extensión de la explotación y de las zonas críticas del terreno que más nos interese controlar, el enterrar más o menos sensores.
    Los sensores pueden quitarse de una parcela y colocarlos en otra diferente en periodos cortos siempre que se desee manteniéndolo un tiempo determinado para obtener mediciones correctas.

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.