Reponer la materia orgánica del suelo

Publicado el 25 de junio del 2014 en la categoría Labores del campo

Materia orgánica en suelos agrícolas

Los niveles de materia orgánica de los suelos agrícolas disminuyen por la explotación de los terrenos, la producción de cultivos, los rastrojos, la meteorología, la mineralización… resultando necesaria su reposición incorporando una mayor cantidad de materia orgánica para aumentar de nuevo la fertilidad de los suelos y el rendimiento de los cultivos.

La materia orgánica forma complejos con los minerales de los suelos que tienen la capacidad de retener nutrientes y ponerlos a disposición de las raíces de los cultivos, disminuyendo así la lixiviación y el bloqueo y favoreciendo al tiempo la asimilación de los nutrientes minerales. Además mejora las características físicas y de porosidad de los suelos, la retención de agua, o la permeabilidad y estimula la flora microbiana que es la que facilita la transformación de los compuestos de la tierra en nutrientes para el cultivo.

Con el uso intensivo de fertilizantes minerales se elevan los rendimientos productivos pero se salinizan poco a poco los suelos, lo que lleva al cansancio de las tierras y a la merma de las cosechas posteriores; aportando materia orgánica se enriquece de nuevo el terreno favoreciendo la asimilación de los nutrientes minerales de esos fertilizantes.

Descripción de los compuestos orgánicos disponibles y utilizados en agricultura:

  1. Fertilizantes orgánicos. Fertilizantes orgánicos cuyos nutrientes principales están químicamente enlazados o contenidos en materia orgánica de origen animal, vegetal u otro origen orgánico natural, se transforman en el suelo gracias a los microorganismos, en nutrientes minerales para poder ser asimilados por las plantas, y su incorporación a los cultivos es más paulatina y más gradual que si provienen de abonos minerales.
  2. Enmiendas orgánicas. Las enmiendas orgánicas sirven para mejorar las propiedades físicas, químicas o biológicas del suelo, pero no aportan nutrientes de origen orgánico como los fertilizantes orgánicos.
  3. Fertilizantes órgano-minerales. Son combinaciones de materia orgánica y nutrientes minerales, un intermedio entre los fertilizantes orgánicos y los fertilizantes minerales. La ventaja de estos fertilizantes es que con una sola aplicación se aporta y se favorece la asimilación de materia orgánica y de nutrientes, además está disponible en formulaciones líquidas que facilitan su aplicación mediante los sistemas de riego.
  4. Ácidos húmicos y aminoácidos. Los ácidos húmicos son enmiendas orgánicas que contienen sustancias húmicas extraídas de leonarditas y otros materiales carbonados. Los aminoácidos son abonos orgánicos nitrogenados obtenidos a partir de las proteínas animales o vegetales principalmente.

La agricultura sostenible requiere de una producción agrícola con respeto al medio ambiente y con una utilización razonable de recursos como agua, maquinaria, fertilizantes, pesticidas, etc… Reponer la materia orgánica del suelo permite reciclar estas materias naturales, mejora los suelos y con ello las producciones, y reduce los insumos de agua y de fertilización.

Etiquetas: , ,

También te puede interesar:

Un comentario en “Reponer la materia orgánica del suelo”

  1. Jorge dice:

    Poseo en Venezuela 5.000 has de turba con ácido fúlvico al 90 %. Si hay alguien interesado, por favor comuníquese conmigo a través de este foro.

Deja un comentario





Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.