Normas de uso en el Pivot lateral

Pivot lineal con manguera de polietileno

A la hora de operar con un Pivot lateral es muy importante la seguridad. Un buen sistema eléctrico y una operación correcta, ahorrarán tiempo y dinero.

Como norma general, hay que realizar una serie de labores de mantenimiento anual en el Pivot lateral, confirmando el buen estado e instalación del equipo eléctrico. Nadie debe colocarse bajo la máquina durante la inyección de químicos o fertilizantes en el riego, ni se debe puentear el sistema de seguridad.

Consejos de uso en equipos lineales alimentados por manguera

Los caminos utilizados para el avance del carro del rainger deben estar siempre compactados. Los carros de los equipos lineales tienen un peso, incluyendo la carga de la manguera, y por ello necesitan circular por un camino compacto, sin rodadas. Al conectar y desconectar la manguera de alimentación del Pivot lateral, hay que tener cuidado de que no caiga gran cantidad de agua evitando que se encharque la zona de rodadura y se claven las ruedas del carro.

También es fundamental que no se ofrezca resistencia en el tiro de la manguera de polietileno por la acumulación de tierra o barro, porque incidiría negativamente en la vida de los componentes de tracción del carro. Una solución para terrenos fuertes es colocar césped en el camino de la manguera de polietileno, para facilitar su desplazamiento.

Los equipos lineales, a diferencia de los pivotes centrales, no tienen un punto fijo de unión al terreno. La máquina sigue una dirección por medio del surco, del cable de antenas enterrado o de la sirga. El sistema de alineación de la máquina actúa parando el extremo más adelantado del Pivot lineal, y pivotando sobre él. Con estas correcciones, alguna de las torres acaba saliendo de las roderas. Por eso, las rodadas no deben tener una profundidad superior a 15 centímetros, para que al salir de ellas la torre no sufra fatiga. En función del tipo de suelo, y sobre todo de los desniveles laterales, el agua se podrá acumular en mayor o menor medida en las roderas, incrementando el riesgo de profundidad del surco.

Al operar un Pivot lateral nuevo, la primera pasada debe darse al 100% de velocidad sin agua, y la segunda se debe hacer regando al 100% de velocidad. Con esto se consigue marcar y compactar correctamente las rodadas. Las ruedas no pueden circular de forma perpendicular con respecto de la dirección de los surcos de cultivo, porque la primera torre que cruzara el caballón resbalaría y caería al surco, desalineando el Pivot lineal y provocando que toda la máquina comenzara a corregir su situación, creando una primera rodada incorrecta. Esta rodada mal hecha ejercería constantes esfuerzos de fatiga en las torres durante toda la campaña. Además, estas rodadas incorrectas disminuirían la vida del tren de transmisión (reductores de rueda, motoreductores, transmisiones…) por el desgaste ocasionado en las constantes subidas y bajadas.

Alimentación eléctrica e hidráulica del Pivot lateral

Hay que mantener correctamente los postes o tomas eléctricas que alimentan al Pivot lateral en el campo. Y hay que limpiar periódicamente los cuadros eléctricos, comprobando su correcto aislamiento. El cable eléctrico debe colocarse de acuerdo con las normas de utilización, para asegurar que en caso de comenzar a tensar, se desconecte de forma inmediata y segura.

La manguera de polietileno se debe transportar sin tirar de los acoples, en los cambios de hidrante. Se puede utilizar una eslinga de nylon que se ajuste contra el polietileno.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.