Terrenos arcillosos y ondulados

Pivots en terrenos arcillosos y ondulados

En terrenos ondulados con grandes desniveles, se generan escorrentías. Se deben instalar difusores de riego de amplio espectro en el Pivot para que el caudal se reparta en la mayor superficie posible, permitiendo una mejor filtración según las características del suelo, para así reducir las escorrentías.

Los aspersores giratorios de ángulo bajo, como por ejemplo el Rotator R3000 de Nelson o el i-Wob de Senninger, ensanchan el patrón de agua, reduciendo la pluviometría y la escorrentía, y aumentando el tiempo de saturación.

Otra solución complementaria es la creación de diques o baches en el terreno con máquinas especiales. De esta forma, aunque exista pendiente, se impide que el agua corra. En cada uno de los charcos que se forman, las plantas van tomando el agua que necesitan poco a poco, y también se distribuyen de forma regular los tratamientos, se evita así, la saturación de las partes bajas de la finca y la escasez de riego en las partes altas.

Terrenos arcillosos

En época de máximo riego, las ruedas del Pivot se hunden en las rodadas de los terrenos arcillosos, provocando atascos. La acumulación de agua en las rodadas puede causar deslizamientos, disminuyendo la velocidad del Pivote y modificando la correcta distribución del agua. Las rodadas profundas también deterioran la maquina y retrasan el ritmo de las cosechas.

La solución es instalar conjuntos de huella seca con aspersores sectoriales, que dirigen el agua lejos de las unidades motrices de las torres y de las rodadas, evitando el atascamiento y la formación de lodo. El objetivo es impedir deslizamientos excesivos y mantener una velocidad constante, para conseguir uniformidad en toda la zona regada.

Conviene instalar ruedas de alta flotación (14,9 x 24) de pisada ancha con menor compactación por cm2, que minimicen el efecto de hundimiento, o de mayor altura (11,2 x 38) que eleven el eje motriz sobre el suelo. Otra buena idea para evitarlo es excavar las rodadas y rellenarlas de grava. Esta solución obliga posteriormente a realizar las labores en círculo, respetando las rodadas.

Una solución novedosa es el dispositivo anti-atasco de acero (ver el vídeo al pie). Se puede acoplar a cualquier tipo de rueda para garantizar agarre en la tracción, incluso en casos de fango intenso, facilitando el despegue del lodo en los surcos.