Reparación de tuberías sin obras

Venda Seal-it y Pow-r Wrap

Nuestra venda repara fugas es de fibra de vidrio impregnada con una resina de poliuretano, que al contacto con el agua se endurece como el acero. Se puede aplicar incluso debajo del agua y puede utilizarse en la reparación de tuberías de todo tipo.

Permite realizar reparaciones económicas y permanentes, es fácil de colocar y no sólo sirve para reparar fugas, sino que además confiere una resistencia mecánica a la zona reparada que muchas veces es superior a la que tenía originalmente. Asimismo, previene de futuras corrosiones que posiblemente fueron la causa de la fuga.

El material no es tóxico, ni inflamable, es inodoro. Se puede usar para la reparación de tuberías de agua potable, combustibles, aire comprimido, gas, aguas residuales… Es resistente a la mayoría de productos químicos diluidos. Tiene una buena adherencia al hierro, acero, cobre, latón, plástico, madera, goma, silicona, PVC, PE, fibrocemento, vidrio…

Se utilizan en la industria en general, construcción, sector naval, talleres de automoción (silenciosos, tubos de escape, mangueras de radiadores), para reparar fugas de agua en tuberías, conducciones, irrigación, piscinas, embarcaciones, agricultura…

Instrucciones para la reparación de tuberías

Una vez localizado el punto de fuga, hay que quitar la presión de la red. Si la superficie alrededor del punto de fuga no estuviera limpia, es recomendable lijarla con una lima o una tela de esmeril. De esta manera, la zona a reparar se pondrá áspera y, por lo tanto, se conseguirá una buena adherencia.

Con los guantes puestos y las manos secas, se coloca la masilla sobre el punto de fuga, una vez activada. Se abre el sobre de aluminio y se sumerge la venda en agua como si fuera una esponja durante unos segundos.

Se va enrollando la venda alrededor del tubo o manguera al tiempo que se tensa, aplicándola a cinco centímetros a la derecha e izquierda del punto de fuga. Es importante colocar la venda repara fugas enseguida, ya que empieza a endurecer en cuestión de minutos.

Una vez colocada la venda, hay que seguir aplicando presión sobre la misma con las manos, de esta manera se eliminan posibles burbujas. Al cabo de unos 30-40 minutos, la venda se pondrá dura como el acero y la reparación estará terminada, pudiendo restablecer la presión en la red. Si se desea, la venda puede ser pintada una vez ya en uso.

Como regla general y para presiones de hasta 10 Kg/cm2 se deben dar unas ocho vueltas alrededor del tubo a reparar. Para presiones de hasta 30 Kg/cm2, unas veinte vueltas. Al pie de la página puede ver un vídeo que demuestra cómo reparar tuberías sin obras.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.