Cables eléctricos de fuerza y control

Cables eléctricos unipolares

Para la distribución y transporte de energía eléctrica en las instalaciones fijas enterradas, de alimentación a sistemas de riego Pivot, en las que se requieren prestaciones elevadas para hacer frente a las sobrecargas y cortocircuitos, es aconsejable la utilización de cables unipolares RV – 0,6/1 kV.

Características del cable unipolar RV – 0,6/1 kV

Es resistente a la absorción de agua, a los rayos ultravioleta, al frío, a los agentes químicos, a las grasas y aceites.

  • Norma constructiva: UNE 21123-2, IEC-60502-1
  • Temperatura de servicio (en instalación fija): -25ºC, +90ºC
  • Tensión nominal de servicio: 0,6/1 kV
  • Ensayo de tensión en corriente alterna durante 5 minutos: 3.500 V
  • No propagación de la llama: UNE-EN-60332-1y2 (UNE-EN-50265-1y2)

Descripción

Conductor: cobre o aluminio. Flexibilidad clase 5 (RV-K) – Temperatura máxima en el conductor 90ºC en servicio continuo, 250ºC en cortocircuito.
Aislamiento: cinta de mica + polietileno reticulado (XLPE) – Polietileno reticulado (KLPE) tipo DIX3 s/HD 603-1
Cubierta: PVC tipo DMV-18 s/HD 603-1

Enterrado de cables eléctricos y excavación de zanjas

El factor que limita la capacidad de transporte de energía eléctrica de un cable es la facilidad con la que éste disipa el calor generado por las pérdidas. Por consiguiente, es aconsejable instalar los cables eléctricos en contacto directo con el terreno, de forma que la humedad del suelo pueda mantenerse en las inmediaciones de la instalación.

Se acepta una profundidad de tendido del cable enterrado entre los 70 cm y el metro. Si existe la posibilidad de futuras excavaciones para otros servicios, sería aconsejable llegar a mayores profundidades para evitar el riesgo de averías.

Una vez está abierta la zanja, se coloca un lecho de arena de río en terreno firme (nunca de mar) o tierra vegetal tamizada de unos 15 cm de espesor, sobre el que se tenderán los cables eléctricos. Sobre ellos se colocará una nueva capa del mismo material, de unos 20 cm de espesor.

Con el fin de dar una cierta protección al cable frente a excavaciones posteriores, se aconseja colocar una hilada de ladrillos, preferentemente macizos que, de nuevo, se recubrirán con arena o tierra exenta de piedras o cascotes. A unos 20 ó 30 cm por encima de los ladrillos se colocará una cinta de señalización de polietileno de color amarillo para advertir de la presencia de los cables eléctricos.

En caso de enterrar en la misma zanja cable de fuerza y de control, deberán disponerse por separado los circuitos de tensiones distintas. Se colocará el cable de fuerza en un lado de la zanja y en el otro el cable de control.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de nuestros usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.