El riego del plátano

Publicado el 8 de febrero del 2017 en la categoría Tecnología del riego

sistema de riego del platano

Para un desarrollo óptimo del cultivo del plátano, el platanero necesita un clima tropical húmedo.

En total, se producen en torno a 90 millones de toneladas de plátano al año, siendo la mayoría del tipo Cavendish (variedad de exportación) y el plátano macho para cocer, que se consume como verdura especialmente en África. Los platanales están formados por plantas gigantes que pueden crecer hasta 15 mts con una vida de 7 a 10 años según la región y su primera cosecha de fruta se realiza después de 7 meses de cultivo.

El plátano es una fruta que se caracteriza por un alto contenido energético (90 kcal por cada 100 gramos) y es rica en carbohidratos, fósforo, calcio, hierro y vitaminas A, B y C.

Indicaciones para el riego del plátano

El platanero o bananero tiene una alta demanda de agua, de 120 a 150 mm al mes durante todo el año. Generalmente, se considera que es necesario aplicar 18.000 m3/ha/año (según la radiación solar). Hay que prestar atención para no saturar las raíces como resultado de un drenaje deficiente, ya que la planta es muy sensible al exceso de agua (podredumbre de la raíz).

Para poder ahorrar agua y optimizar los aspectos agronómicos, se han ido introduciendo modificaciones que mejoran la producción de este cultivo. Inicialmente los primeros sistemas de riego fueron fijos de cobertura total sobre follaje (generalmente en marcos de 21×21). El principal problema de esta técnica es que humedece las hojas y favorece el desarrollo de ciertas enfermedades, como la cercosporiosis.

Hoy en día, para el riego del plátano se usan principalmente la aspersión (bajo follaje) y el riego por goteo, también de manera muy ocasional el microrriego.

Aspersión bajo follaje

Se utilizan aspersores de ángulo bajo. En las zonas de producción platanera que no están muy protegidas, es recomendable utilizar aspersores de plástico para reducir la posibilidad de robos.

Las principales ventajas de la aspersión baja son:

  • Vida útil superior a 10 años.
  • Visibilidad del sistema de riego, es fácil localizar un problema.
  • Simplicidad, no requiere de mucha pericia técnica.
  • Menor coste del sistema por hectárea debido al escaso número de tubos y fácil filtración.

También presenta algunas desventajas:

  • El sistema requiere de energía y presión (bombeo), especialmente para las superficies altas.
  • La precisión de riego está limitada, favoreciendo el crecimiento de plantas silvestres y de malezas, también puede desperdiciar agua y reducir la eficiencia del fertirriego.
  • Mientras se está empleando este sistema para el riego del plátano no se pueden efectuar labores en la parcela.

Riego por goteo

Existen múltiples variaciones en la tubería y los emisores. La selección del caudal apropiado es importante y se puede decidir si conviene o no tener un sistema de presión autorregulado.

En general, las ventajas asociadas con esta técnica son:

  • Alta eficiencia, ya que se evapora muy poco agua.
  • Fertirriego ilimitado.
  • Se requiere poca energía, ya que la presión necesaria no es muy alta.

Como aspectos negativos:

  • El sistema es más caro por hectárea, la malla de filtración debe de ser muy fina y necesita muchos metros de tubería.
  • Es imposible darse cuenta de que los goteros están taponados (algo que ocurre con frecuencia) hasta que se nota el crecimiento desigual e irregular de las plantas.
  • Es un sistema más preciso y por lo tanto necesita de más pericia técnica.
  • La vida útil es más corta porque se pueden ir deteriorando las membranas internas a causa de los fertilizantes, hasta el punto de que una instalación puede corresponder como mucho a un ciclo de cultivo del plátano.

También se puede enterrar la línea de goteo y/o exudación, pero en estos casos:

  • Existe el riesgo de cortar la línea de goteo durante la separación de los vástagos de las rizomas, (los trabajadores dan machetazos al suelo cuando separan los vástagos de la raíz y pueden dar a la tubería de goteo)
  • El platanero crece de una manera inconsistente y al azar desviándose de la línea de plantación original, tras varios años las plantas ya no estarán alineadas con la línea de goteo, reduciendo la eficiencia en el riego del plátano.

En general se debe realizar un estudio de las necesidades de la planta, el tipo de suelo, disponibilidad de agua, capacidad financiera, etc., para poder tomar una buena decisión.

Etiquetas: , , ,

También te puede interesar:

Deja un comentario