Riego de cobertura total con aspersores

Publicado el 17 de febrero del 2017 en la categoría Tecnología del riego

riego de cobertura

El resultado final del riego de cobertura total con aspersores (cobertura enterrada o superficial) va a depender de varios factores. La programación por ordenador es importante, pero es tan solo un eslabón en la cadena de elementos a considerar en un sistema de riego.

Un sistema de programación por más sofisticado que sea puede resultar totalmente ineficaz si los demás aspectos del sistema no se están tomando en cuenta. Si se examinan en detalle cada uno de los factores se puede comprender mejor su papel en la eficiencia general.

Selección de los aspersores y distribución

Espaciamiento entre los aspersores

Primera regla básica del riego: la pluviometría varía según el espaciamiento (y caudal) de los aspersores y con ello, el tiempo de riego. Es esencial verificar el espaciamiento real de los aspersores de riego en el campo.

Resulta determinante la selección del modelo de aspersor con sus respectivas boquillas y la distribución de dichos aspersores de riego en el campo.

Por ejemplo, aspersores para riego de cobertura con un radio de alcance de 20 mts y caudal de 5m3/hora colocados a un distanciamiento de 20×20 en forma triangular, generan una pluviometría de 14,5 mm/hora, mientras que los mismos aspersores de cobertura colocados a un distanciamiento de 24 metros también en forma triangular, generan una pluviometría de 10mm/hora.

Un buen diseño requiere verificar los espaciamientos de los aspersores en las instalaciones de los nuevos sistemas de riego, además de ser un aspecto a mejorar en las instalaciones ya existentes.

Influencia de la presión disponible en el aspersor

Segunda regla básica del riego: con boquillas iguales, el caudal de un aspersor será proporcional a la presión operativa. Por ejemplo, el mismo aspersor de riego que trabajando a 4 Bar de presión aplica un caudal de 5,45 m3/hora, trabajando a 5 Bar aplicará 6,11 m3/hora y trabajando a 6 Bar aplicará 6,71 m3/h.

Las variaciones en la presión dinámica de un sistema de riego de cobertura influyen directamente en el consumo de agua. El hecho de no tomar en cuenta estas variaciones en la presión, o no usar reguladores de presión, conlleva un exceso importante en el consumo.

¿Cómo regular la presión?

La presión se debe regular en tres niveles:

  1. En origen. En la estación de bombeo o el cabezal de riego, manteniendo una presión operativa constante.
  2. Dentro del sistema, mediante el uso de válvulas reguladoras.
  3. En los aspersores y electroválvulas, usando reguladores de presión. Cada elemento del equipo tiene un rango aceptable de presión regulada y hay que asegurarse de que dicha presión no está “fuera de rango”.

Agrupación de los aspersores

Sólo se deben conectar entre sí los aspersores de riego de cobertura que tengan los mismos límites de funcionamiento, sector de riego, desniveles del terreno de declive o pendiente, riego a círculo completo o sectorial…

También se deberían tener en cuenta los límites hidráulicos y electromecánicos del sistema de aspersión, calcular el tiempo de funcionamiento y los valores de evapotranspiración y emplear electroválvulas con una velocidad de cierre variable.

Etiquetas: , ,

También te puede interesar:

Deja un comentario