Cultivo de cebolla con riego Pivot

Publicado el 16 de julio del 2010 en la categoría Producción agrícola

Riego por aspersión mediante Pivotes centrales en cultivo de cebolla

El agua de riego es un recurso fundamental para optimizar la producción de hortalizas.

Para hacer un uso eficiente del agua habrá que conocer las características físico-químicas del suelo, las características del sistema radicular de las plantas y los requerimientos de agua de los cultivos.

La cebolla posee un sistema radicular superficial y es muy sensible a las fluctuaciones de los niveles de humedad del suelo, las cuales afectan al rendimiento y a la calidad de los bulbos. El cultivo de cebolla con riego Pivot aporta una serie de ventajas en cuanto al uso económico del agua, y a la optimización de los rendimientos, gracias a que facilita la aplicación y aprovechamiento del programa de fertilización del cultivo.

El cultivo de cebolla con riego Pivot está extendido por todo el mundo. La superficie total plantada en el mundo asciende a más de 2 millones de hectáreas, produciéndose más de 33 millones de toneladas. Grandes importadores de cebolla europeos como Francia y Alemania están incrementando su producción. Fuera de Europa, China o Nueva Zelanda están aumentando su productividad. En América los principales países productores son: México, Ecuador, Jamaica y Paraguay.

Hay cuatro fases diferenciadas en el ciclo vegetativo de la cebolla: crecimiento herbáceo, formación de bulbos, reposo vegetativo y reproducción sexual.

Es una planta de climas templados, aunque en las primeras fases de cultivo tolera temperaturas bajo cero. Prefiere suelos sueltos, sanos, profundos, ricos en materia orgánica, de consistencia media y no calcáreos. El intervalo para repetir este cultivo en el mismo suelo no debe ser inferior a tres años, y los mejores resultados se obtienen cuando se establece en terrenos no utilizados anteriormente para cebolla.

Es muy sensible al exceso de humedad. Una vez que las plantas han iniciado el crecimiento, la humedad del suelo debe mantenerse por encima del 60% del agua disponible en los primeros 40 cm del suelo. Se recomienda que el suelo tenga una buena retención de humedad en los 15-25 cm superiores. La cebolla es sensible a la acidez, oscilando el pH óptimo entre 6 y 6,5

Preparación del terreno: En suelos compactos la profundidad es mayor que en los sueltos, en los que se realiza una labor de vertedera, sin ser demasiado profunda (30-35 cm). Hasta la siembra o plantación se completa con 1 ó 2 pases de grada de discos, seguido de un pase de rulo o tabla, para conseguir un suelo de estructura fina y firme.

La siembra de la cebolla puede hacerse directa o en semillero para posterior trasplante.

Abonado: Para obtener bulbos grandes se necesitan tierras bien fertilizadas, deben cultivarse en tierras estercoladas del año anterior. Cada 1.000 Kg de cebolla (sobre materia seca) contienen 1,70 Kg de fósforo, 1,56 Kg de potasio y 3,36 Kg de calcio, lo cual indica que es una planta con elevadas necesidades nutricionales. La absorción de nitrógeno es muy elevada, aunque no deben sobrepasarse los 25 Kg/ha, e influye sobre el tamaño del bulbo. La necesidad de fósforo es relativamente limitada y se considera suficiente la aplicación en el abonado de fondo. Las cebollas necesitan bastante potasio, ya que favorece el desarrollo y la riqueza en azúcar del bulbo. El calcio no es por norma necesario si el terreno responde a las exigencias naturales de la planta.

Riego: El primer riego se debe realizar inmediatamente después de la plantación. Posteriormente los riegos serán indispensables a intervalos de 15-20 días. El número de riegos es mayor para las segundas siembras puesto que su vegetación tiene lugar en primavera o verano, mientras que las siembras de fin de verano y otoño se desarrollan durante el invierno y la primavera. El déficit hídrico en el último periodo de la vegetación favorece la conservación del bulbo. Los riegos deben interrumpirse de 15 a 30 días antes de la recolección.

Rendimiento del cultivo de cebolla con riego Pivot

Rendimiento del cultivo de la cebolla bajo tres frecuencias de riego en suelos franco-arcillosos y suelos arcillosos:

Suelo franco arcilloso Suelo arcilloso
Frecuencia de riego Rdto. (kg/ha) Rdto. (kg/ha)
Diaria 49.540 (+10,9%) 40.200 (+8,5%)
2 días 45.743 (+2,4%) 37.204 (+0,4%)
3-4 días 44.679 37.031

Cultivar cebolla con riego Pivot

Consejos: La aplicación diaria de riego es una opción para incrementar los rendimientos en el cultivo de cebolla, especialmente en suelos franco-arenosos. En los suelos arcillosos el riego se puede aplicar cada 3-4 días, sin afectar significativamente los rendimientos. La aplicación de riego diaria mediante sistemas Pivot incrementa la producción de bulbos de mayor tamaño.


Etiquetas: , ,

También te puede interesar:

Deja tu comentario