Alarma de intrusión para evitar robos

Publicado el 3 de noviembre del 2016 en la categoría Maquinaria agrícola

alarma de intrusión

Alarma de intrusión para evitar robos en naves agrícolas

Evitar los robos y garantizar la seguridad en las explotaciones agrícolas (en invernaderos, naves, granjas…) es fácil y muy económico, usando esta alarma de intrusión de pequeñas dimensiones (32 x 30 x 10 cm) fácil de esconder e inalámbrica (no necesita cables), que puede controlar hasta 32 zonas de un recinto mediante detectores (que son también inalámbricos y autónomos, con pilas) de movimiento o magnéticos.

Detector de movimiento

Colocado sobre una pared a dos mts. de altura, el detector de infrarrojos inalámbrico, realiza un barrido de once metros por once metros, detectando cualquier movimiento de personas o vehículos. Está diseñado para no activarse por pequeños animales con un peso inferior a 36 kilos.

Detector magnético

Es también inalámbrico, puede instalarse en la puerta de entrada o salida, en una ventana, en una puerta corrediza, una cancela, o en cualquier entrada similar por la que pueda acceder un intruso. El detector magnético de contacto para puertas y ventanas consta de dos partes: transmisor e imán. Se recomienda colocar el transmisor en la parte fija (como la estructura del marco de la puerta o ventana) y colocar el imán en la parte móvil.

Conjunto completo básico

Dentro de esta gama de alarmas para naves agrícolas, el kit básico consta de una central, un mando, un detector de movimiento y un detector magnético.

La central del equipo se comunica con todos los detectores y accesorios del sistema que se incorporen y con los usuarios a través de teléfonos smartphone. Los detectores generan eventos de alarma al detectar una intrusión.

Insertando en la central una tarjeta SIM de telefonía móvil de cualquier operador, la central llama hasta a 5 teléfonos (previamente programados) avisando de la entrada de intrusos. La central dispone de una sirena interior configurable desde 10 segundos hasta 20 minutos, que puede ser conectada o desconectada a través del móvil.

La central requiere de alimentación 220V y dispone de pilas de respaldo con una autonomía de entre 4 y 5 horas, con aviso de fallo de corriente.

Todo el sistema se puede conectar y desconectar mediante un mando (hasta 16 mandos para que distintos usuarios puedan disponer del suyo) o controlar mediante smartphone (basta con descargarse una sencilla aplicación para dispositivos iOS y Android). Estas alarmas para naves admiten hasta 31 usuarios y cada uno necesita que se le asigne un código de usuario único de 4 dígitos.

Esta alarma de intrusión se puede mejorar y ampliar agregando componentes adicionales hasta llegar a un máximo de 32 detectores o sensores, 19 mandos, 4 repetidores, e incluso una sirena externa de alarma de alta sonoridad.

Etiquetas: ,

También te puede interesar:

Deja un comentario